Por qué cargar con un niño moribundo