¿Por qué no preocuparnos por las personas que ya están vivas?”