Pro-vida: ¿pasatiempo o espiritualidad?