Recursos Litúrgicos Duodecimo Domingo de Tiempo Ordinario






 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carísimos amigos,

Es una gran alegría anunciarles el lanzamiento en español de nuestros recursos litúrgicos.  Para todos aquellos que lo deseen pueden suscribirse y recibir la guía de puntos sugeridos en clave pro vida para la homilía dominical, así como las oraciones de los fieles y párrafos para insertar en los boletines o carteleras parroquiales.

Pueden promocionar estos recursos litúrgicos entre sus diáconos, presbíteros y obispos.

Seguimos contando con sus oraciones y sepan que los encomendamos con cariño en la nuestras.

P Víctor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano
Sacerdotes por la Vida

Puntos sugeridos para la Homilía

Is 56:1, 6-7
Rom 11:13-15, 29-32
Mt 15:21-28

Católico significa “universal.” Todos estamos llamados a la salvación en Cristo, todo el mundo está llamado a su casa de oración, a su Iglesia, a su familia. La Iglesia, en su núcleo, es misionera, y todos sus esfuerzos están dirigidos a una expansión cada vez más amplia y al crecimiento, que puede abarcar todos los seres humanos.

Esta universalidad, que se refleja en todas las lecturas de hoy, tiene sus raíces fundamentalmente  en el sentido mismo de la Encarnación. “Por su encarnación, el Hijo de Dios se ha unido en cierto modo con todo hombre” (Vaticano II, Constitución Pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes, 22). Esta realidad plantea la dignidad de la vida humana más allá de lo que ya tenía como creación de Dios a su imagen, y es también la base de la urgencia de la tarea de anunciar el Evangelio a todas las personas, para que sepan el significado y la promesa de la  dignidad que tienen.

“Los dones y la vocación de Dios son irrevocables”, como segunda lectura de hoy nos dice. Es por eso que la Iglesia es pro-vida, y por qué, como Pablo VI declaró en la Humanae Vitae y de Juan Pablo II repite en Evangelium Vitae “, esta tradición no se ha modificado e inmutable” (EV 62). Nuestra postura en favor de la vida, y en defensa de la vida, no proviene de nosotros, o de alguna inclinación que tenemos a una determinada filosofía, ideología o plataforma política. Se basa más bien en “los dones y la llamada de Dios”, que “es irrevocable” y universal. Él ha elegido para crear y redimirnos, y reservar un lugar para nosotros en su trono. Su elección es lo que hace que la vida humana sagrada, y es la base de nuestras decisiones.

Las lecturas de hoy, por lo tanto, proporcionan una base para una fuerte afirmación de lo esencial e integral favor de la vida de la Iglesia, de su significado y origen, y de la necesidad de que el testimonio a favor de la vida debe darse a todo el mundo y a cada cultura y subcultura.

Oración de los fieles

Celebrante: Al igual que la mujer Cananea, nos acercamos al Señor con una fe persistente y le pedimos que nos conceda lo que necesitamos.

Diácono/Lector:

Para que la Iglesia en cada comunidad continúe siendo una casa de oración para toda la gente, roguemos al Señor…

Para que muchos sean los que respondan al llamado de Dios de ser sacerdotes, diáconos, religiosos, roguemos al Señor…

Para que hagamos más para acoger y proteger el obsequio de la vida que, como todos los obsequios de Dios, es irrevocable, roguemos al Señor…

Por todos los que gozan de vacaciones, para que sientan una cercanía al Señor y encuentren paz y descanso en cuerpo y alma, roguemos al Señor…

Por los enfermos, los pobres, y los abandonados para que encuentren consuelo en la presencia de Dios y en el amor de su pueblo, roguemos al Señor…

Por todos los que han fallecido para que sean purificados de todo pecado y se regocijen en la vida eternal del cielo, roguemos al Señor…

Celebrante:

Padre,
en esta casa de oración,
acudimos a Ti
Concédenos lo que te hemos pedido,
y mantennos fieles a Tu Voluntad.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín

“Personalmente Opuesto” – Obispo Robert Vasa

Parece haber una desconexión cuando alguien insiste que tiene un especial aprecio por la persona del Santo Padre a la vez que firmemente rechaza lo que él enseña y defiende. El Papa Benedicto XVI hizo referencia a esto durante su visita. Él habló sobre la imposibilidad de separar nuestra vida privada de la vida pública. La consistencia entre lo que creemos y lo que hacemos es esencial. Recuerden a los políticos de una o dos décadas atrás que estaban en la cerca en lo relacionado al aborto. Su frase habitual: “Yo estoy personalmente opuesto al aborto pero no impondría mi punto de vista a nadie.” Parece que ellos reconocían la necesidad de presentarse en la vida privada como pro-vida mientras que mantenían una actitud pro-aborto en la vida pública. Ahora ellos no sienten esa necesidad. Ahora hasta los políticos católicos, no todos ciertamente, parece no tener reparos de conciencia al declarar públicamente que siempre actuarán, en la vida pública, defendiendo y protegiendo, no la vida del niño, sino el derecho de la madre a matar ese niño, mientras que sostienen que son buenos católicos, no ex comunicados, sino comunicantes. Parecería que no queda ni un vestigio de “oposición personal” al aborto. En verdad, esto no es sorprendente. Es sencillamente imposible mantener la sollamada “personal oposición” y actuar, en público o en forma externa, en una forma que consistentemente socaba esa “oposición personal””.

Leave a Comment

*