Sin excepciones






 

“La Iglesia ha enseñado desde la época apostólica acerca del aborto y su inmoralidad. Es una de nuestras posturas más antiguas en cuestiones de política pública en materia moral y no se parece a ningún otro asunto. No hay circunstancias que lo hagan moralmente lícito ni justificable. Eso lo distingue de cualquier otro asunto como la pena capital, teorías sobre guerra justa y cualquier otra cuestión social por muy importantes que sean pero que no son similares en cuanto a no admitir excepciones.” Cathleen Cleaver Ruse, Director de Planificaion para el secretariado de la Conferencia de Obispos en EUA.

Leave a Comment

*