Tertuliano






Tertuliano, uno de los escritores de la iglesia naciente del Siglo III, escribió lo siguiente: En nuestro caso, porque el crimen ha sido prohibido para todos de una vez, nosotros no queremos destruir ni siquiera los fetos en el vientre, aun cuando el ser humano usa sangre de otras partes del cuerpo para su sustento. Dañar un nacimiento es meramente un asesinato provocado; no hay diferencia entre quitar la vida a alguien ya nacido, o a alguien que está por nacer. Esa ya es una persona; uno ya tiene el fruto en la semilla. Este es uno de los tantos escritos que hemos encontrado en los primeros tiempos de la Iglesia, indicando que la comunidad cristiana siempre rechazó el aborto. En este asunto, la enseñanza de la Iglesia nunca ha cambiado.

Padre Frank A. Pavone
Director Nacional , Sacerdotes Por la Vida

Leave a Comment

*