Una grave contradicción






“Urgimos a las autoridades católicas que escogen abandonar la enseñanza católica sobre la inviolabilidad de la vida humana en su vida pública que consideren las consecuencias de su propio bienestar espiritual, como también el escándalo a que se exponen al llevar a otros a cometer serios pecados. Les pedimos que reflexionen sobre la grave contradicción de asumir puestos públicos y de presentarse como católicos creíbles cuando sus actos hacia asuntos concernientes a la vida humana no estan de acuerdo con la enseñanza de la Iglesia. Ninguna autoridad pública, especialmente una que se considere ser un católico fiel y de verdad, puede responsablemente abogar por, o apoyar activamente, ataques directos sobre la vida humana inocente.” (Los Obispos Católicos de E.E. U.U., Vivir el Evangelio de la Vida, 1998, no.32).

 

Leave a Comment

*