Una Nación bajo Dios






“Siempre ha sido importante que los católicos se involucren en la vida política. Nuestro lema nacional es Una Nación bajo Dios. Como pueblo debemos defender los principios morales básicos. En la Declaración de Independencia decimos que estos derechos son la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Reconocemos que el derecho a la vida es un derecho fundamental en nuestra sociedad. Si no tenemos vida no tenemos nada.”

 

Arzobispo John Foley, Presidente del Concilio Pontifice para la Comunicacion Social del Vaticano

Leave a Comment

*