Un derecho internacional a vivir