Vida: Una “Epifanía” de Dios