No es Una Decisión Fácil MTV – Parte 2

 

Fr. Frank Pavone

   
 

Hay  mucho en el episodio “No es Una Decisión Fácil” de MTV sobre el aborto que nos da una idea de por qué ocurren los abortos y qué podemos hacer para detenerlos.

La joven pareja, James y Markai, quienes hicieron lo correcto con el primer embarazo, y están criando su hijo, se embarazan de nuevo. La historia de su lucha contra la tentación de abortar – y su eventual aborto – muestra una gran indecisión. Pero, si escuchamos más de cerca, notaremos que la indecisión no empezó con el embarazo.  Ellos quedaron embarazados porque Markai perdió su cita para el control de natalidad y no usaron un condón.

La pregunta obvia es “¿Por qué?” Es aquí donde la indecisión ya existía. Hasta cierto punto, ¿querían ellos quedar embarazados pero no lo admitían? Esto no es nada inusual. El control de natalidad no es la respuesta al aborto. El proceso de educar a los jóvenes para que den un sí generoso a la vida tiene que incluir el ayudarlos a entender su propio deseo natural de dar nueva vida, y cómo estar más conscientes de qué ese deseo los lleva a hacer.

Cuando ella estaba embarazada, Markai comenta que ya amaba al bebé que llevaba dentro a pesar del hecho de que lo único que el bebé estaba haciendo era enfermándola. Esto, también, es un comentario muy contundente, especialmente cuando se une al argumento que tiene lugar más tarde entre ella y James con respecto a las palabras que usan para describir al niño. James se refiere al niño como a una “cosa,” y esto ofende a Markai profundamente. Ella le dice que él no entiende la perspectiva de una mujer, y entonces señala a su hijo nacido y dice que la “cosa” puede resultar en algo así. En otras palabras, no importa cómo jugamos con las palabras, una madre conoce la verdad  sobre su maternidad porque la vive desde dentro. El cuerpo, las emociones y el espíritu de una mujer embarazada están todos inclinados, por naturaleza, a cuidar de ese niño.

El programa también da una lección clave a los padres de las madres embarazadas. Markai disfrutó del apoyo de su madre durante el primer embarazo y parto. Pero con el segundo, vemos una conversación entre ella y su madre que termina cuando la madre de Markai le dice, “Mami no te puede ayudar,” y deja a Markai con toda la decisión.

Tanto los padres de familia, como las parejas, con frecuencia caen en esta triste y trágica trampa. Toman la postura “la decisión es tuya,” y pudieran pensar que esto suena noble porque respetan su “elección.” Pero es una forma de abandono. Esto hace que la madre embarazada se sienta  más aislada y desesperada. La soledad, en cambio, aumenta la tentación de salir de esa situación mediante el aborto.

La mejor forma de ayudar a la madre en esas circunstancias es hacer una fuerte declaración de esperanza: Sí, podemos hacer esto; vamos a hacer esto juntos, y al amar a este niño y a nosotros mismos, vamos a hacer de esta situación una bendición.