Papa pro vida

 

P. Victor Salomón

   
 

Todos los Papas son pro vida porque son promotores y defensores de la Santidad de la vida humana desde la concepción hasta su ocaso natural. Y, todo ello, fundado no solamente desde los datos de la ciencia que lo confirman, sino desde la fe, que nos dice que se nos ha regalado la grandísima dignidad de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, y, después de la Encarnación del Hijo, elevados a la participación de la naturaleza misma de Dios. A algunos Padres de la Iglesia les gustaba comparar esta participación con un pedazo de hierro introducido en un horno ardiendo. El hierro se transforma al rojo vivo, asumiendo características del fuego pero sin dejar de ser hierro. Una imagen para explicar un gran misterio: la criatura participando de la naturaleza misma del creador del Universo.

Lo que pasa que este hecho sencillo de ser un Papa Pro vida se convierte, en nuestro mundo en el cual son asesinados más de 50 millones de bebés al año por el aborto, en una denuncia profética muy clara de la Cultura de la Muerte reinante, especial y lamentablemente, en la mayoría de los países que se dicen ser del primer mundo. No es por casualidad que a Nuestro Papa le hayan salido tantos enemigos. Ser un Papa Pro Vida es un servicio peligroso en nuestro mundo de hoy. Tenemos un Papa, gracias a Dios, que no le tiene miedo a decir la Verdad.

El Papa Juan Pablo II escribió una encíclica profética llamada Evangelio de la Vida en la cual reafirmó con fuerza indudable, por ejemplo, la condena del aborto en todos los casos, como asesinato de un ser inocente. E hizo un llamado muy claro a todos los católicos a ser Pueblo de la Vida comprometido con la promoción y defensa de la Vida, especialmente de los más indefensos y débiles, que son los seres humanos al comienzo y al final de sus vidas, especialmente amenazadas por la cultura de la muerte fundada en el relativismo y el utilitarismo reinante en muchas latitudes de nuestra tierra.

El Papa Benedicto XVI ha hecho una invitación para unirnos el próximo 27 de noviembre a la Solemne Vigilia por la Vida Naciente. El Papa celebrará la Vigilia en Roma y ha extendido la invitación a todos los obispos del mundo para que organicen celebraciones similares en todas sus diócesis.

Esta Vigilia Solemne coincide con la Vigilia del Primer Domingo de Adviento, ese tiempo para preparar nuestros corazones para la Celebración del Nacimiento del Niño Dios. El Papa propone realizar una Hora Santa en la cual le demos gracias a Jesús por darnos sentido a nuestra vida por su entrega total en el Amor y para que elevemos oraciones por la protección de la vida naciente.

La Conferencia Episcopal de los Estados Unidos asumió rápidamente la invitación del Romano Pontífice y elaboró una serie de materiales para facilitar la celebración de la Vigilia en cada de una de las Diócesis y/o parroquias de la nación.

Si en tu diócesis o parroquia no lograron organizarse para la Vigilia, te sugiero que te unas en oración de manera personal en una capilla donde esté Jesús Sacramentado y participes de corazón a la Solemnidad presidida por el Papa Benedicto XVI en Roma. Si puedes invitar a otro a unírsete, mucho mejor, pero, repito, aún tu oración humilde en lo callado de tu corazón será escuchada en lo alto del Cielo si lo haces con la intención de unirte a la Solemnidad presidida por el Papa.

Para finalizar nuestro artículo de esta semana les comparto las súplicas que propone la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos para ser usada en esta Vigilia. Leerlas nos entona con lo que será esta Solemne Vigilia por la Vida Humana Naciente. No faltas a esta cita por la Vida.

Intercesiones para la Vigilia por la vida humana naciente

Roguemos a Dios, Padre de Vida y Fuente de toda Misericordia:
Señor, ten piedad de todos los que han pecado contra la vida.

Tú nos tejiste en el vientre de nuestra madre,
— Preserva a todos los niños de daños físicos
desde el momento de su concepción.

Tu Hijo ennobleció cada vida humana cuando se hizo carne en el vientre de la Virgen María,
— Ilumina nuestra mente para ver la dignidad de cada vida humana
desde sus primeros comienzos embrionarios.

Tú eres el autor de la ciencia y el conocimiento,
— Pon fin a la destrucción de embriones humanos
en centros de investigación y clínicas FIV.

Tú eres el legislador y gobernante del mundo,
— Ayúdanos a revocar leyes injustas que permiten la destrucción de vidas inocentes y a guiar a nuestros funcionarios públicos para que defiendan a los más pequeños de nosotros.

Tú amas a los afligidos,
— Ayuda a los padres de niños por nacer con discapacidades
a querer al bebé que les encomendaste a su cuidado.

Tu Hijo, Jesús, sanaba a los enfermos,
— Guía a todos los doctores para que sean guardianes de la vida,
especialmente la vida de niños por nacer y de los recién nacidos con enfermedades graves.

Señor, tú eres amor y misericordia,
— Lleva a todos los que actuaron contra la vida humana inocente
al arrepentimiento y el perdón,
y sánalos por medio de una entrega generosa de gracia.

Fr. Victor Salomón, a member of the Diocesan Laborer Priests, is the Director of Hispanic Outreach for Priests for Life. He resides in Washington, DC.