Fin de Semana

 

P. Victor Salomón

   
  No amigo lector, no encontrará en este artículo un resumen de las mejores opciones culturales para este fin de semana en su ciudad o en el “continente digital”, como ha llamado el Papa Benedicto XVI al mundo de las redes sociales y el Internet en general.  En este artículo podrá saborear el contraste de dos acontecimientos que tuvieron lugar el fin de semana pasado.  Un fin de semana vivido desde el amor y otro desde odio.  Un fin de semana vivido desde de verdad y otro desde la mentira.

Veamos la primera experiencia.  Este fin de semana pasado tuve la bendición de participar de un retiro de Sanación de fin de semana El Viñedo de Raquel.  Estos retiros fueron inspirados para ayudar a la curación de los hombres y mujeres que se han visto afectados por el aborto.  El menor de los participantes tenía 21 y  el mayor 70.  Padres, madres y otros familiares de bebés abortados abriendo sus corazones al poder sanador de la Misericordia Divina.

El retiro es una experiencia interdisciplinaria de espiritualidad y psicología.  El esquema sigue el triduo pascual, de la pasión, muerte y resurrección de Jesús.  La Pasión y la Muerte de la aceptación de la participación en la muerte del propio hijo, sobrino, nieto… y la Resurrección al experimentar la reconciliación sanadora con sus hijos, con ellos mismos y con Dios. La experiencia de una Nueva Vida en el Espíritu Santo.  La metodología consiste básicamente en la meditación de textos de la Sagrada Escritura y de ejercicios que ayudan a los participantes a exponer sus heridas al ungüento sanador del Espíritu Santo.

El sábado los participantes tienen la oportunidad de compartir la historia de su vida, especialmente en lo referido a su aborto en un clima de confidencialidad, comprensión, misericordia y mucho respeto.  Quienes participamos de estos retiros como servidores lo hacemos con “temor y temblor”  y con la conciencia clara de ser solamente humildes canales para la Gracia de Dios.

No es un retiro mágico pero, sin lugar a dudas, ayuda a la restauración de los participantes.  El momento culminante del retiro es el servicio memorial o el funeral por los bebés, quienes no habían tenido la oportunidad de ser ofrecidos a Dios por sus familiares.  Son reconocidos por su nombre y encomendados a Dios.  Algunas mujeres lloran por primera vez la pérdida de sus hijos después de décadas de vivir un verdadero infierno en la tierra, al llevar esa herida sin curación en el centro de sus corazones.

He sido testigo de verdaderos milagros en estos retiros.

Mientras uníamos fuerzas la espiritualidad y la psicología, en el otro lado del Atlántico, ese mismo fin de semana, se celebraba en Sevilla un Congreso Internacional de proveedores de abortos.   Una reunión de verdugos contemporáneos afinando sus métodos para matar bebés.   Se reunieron para compartir sus últimos estudios de cómo engañar a las mujeres vendiéndoles “paquetes” o “combos” de cómo asesinar a sus propios hijos.  Se reunieron para compartir sus últimos avances  sobre como facilitar los abortos por métodos más privados y “fáciles” como la píldora del día después o de los cinco días.  Se reunieron para seguir colaborando con una mayor incidencia de suicidios, depresión, adicciones, y más de 150 cincuenta efectos colaterales que deja en alborto en sus víctimas.

Claro que este suceso no pasó por debajo de la mesa y contó con la protesta de un nutrido grupo de personas convocadas a “Sevilla Capital de la Vida”.  Las plataformas de participación ciudadana Hazte Oír y Derecho a Vivir de España no se quedaron callados.  El grupo de participantes en la protesta le hicieron saber a los abortistas que su “negocio” no es apoyado por la mayoría de los españoles.  Para mayor información sobre la concentración pro vida visite este link.

También hubo muchas iniciativas de oraciones reparadoras por el pecado social de permitir un congreso de verdugos en España, una gran ofensa para los Corazones de Jesús y María.  Uno de las campañas de oración fue promovida en Internet por el grupo Rosario por la Vida.

Fr. Victor Salomón, a member of the Diocesan Laborer Priests, is the Director of Hispanic Outreach for Priests for Life. He resides in Washington, DC.