Avanza el caso de Sacerdotes por la vida contra el Mandato HHS

 

Fr. Frank Pavone

   
 

La demanda de Sacerdotes por la vida contra el Mandato HHS de la administración de Obama continúa en avance en el segundo tribunal más importante de la nación. El martes presentamos un informe complementario en el Tribunal de Apelaciones del Circuito del Distrito de Columbia, en el que abordamos dos desarrollos clave que ocurrieron desde que se dieron a conocer los argumentos de dicho tribunal en el mes de mayo. Este informe expresa que las nuevas regulaciones del gobierno no eliminaron las violaciones a la libertad religiosa del Mandato HHS, sino que las perpetuaron. También expresa que en lugar de dar soporte al caso del gobierno, la decisión respecto al caso de Hobby Lobby de la Corte Suprema refuerza los argumentos que contiene la demanda de Sacerdotes por la vida.

La presentación de Sacerdotes por la vida v. HHS argumenta que el último “acuerdo” del gobierno en cuanto al mandato HHS de ObamaCare no ofrece ningún cambio  en las políticas y, por lo tanto, no hace nada para aliviar el daño que provocó dicho mandato a Sacerdotes por la vida y otras agrupaciones religiosas.

Lo que se discute en la demanda de Sacerdotes por la vida es si el gobierno federal puede obligar a una organización religiosa sin fines de lucro a que viole la fe en base a la cual existe y funciona. Aun más puntual es la pregunta sobre si el gobierno puede forzar dicha violación de fe cuando el objetivo de política que pretende se puede lograr fácilmente de otras maneras.

Antes de que se emitieran las últimas regulaciones, el Departamento de Salud y Servicios Humanos había solicitado a los grupos religiosos sin fines de lucro que completaran un formulario con sus compañías aseguradoras para autorizar que sus empleados tuvieran la cobertura por esterilización y medicamentos y dispositivos para el control de la natalidad, incluso aquellos que pueden causar abortos. La autorización de dichos medicamentos y dispositivos viola directamente las enseñanzas de la iglesia católica.

Después de que dos acciones recientes en la Corte Suprema relacionadas con el mandato HHS fueran en contra del gobierno, la administración de Obama, aparentemente, parece haberse dado cuenta de que su famoso “acuerdo” para los grupos religiosos sin fines de lucro no resistiría un escrutinio legal. Emitió incluso otra versión de este acuerdo. Como se declara en el último informe de Sacerdotes por la vida: “las nuevas regulaciones continúan con el patrón del gobierno de intentar crear la ilusión de un acuerdo mientras obliga a las organizaciones religiosas a actuar en contra de sus creencias”.

Llámese cortina de humo, llámese una treta, el último esquema del gobierno aún pide que Sacerdotes por la vida y otras organizaciones religiosas violen su fe. Según las nuevas regulaciones, Sacerdotes por la vida debería enviar una autorización al gobierno en lugar de a una aseguradora, para que sus empleados tengan cobertura por métodos abortivos, anticonceptivos y de esterilización. En palabras del último informe de Sacerdotes por la vida: “las nuevas regulaciones no hacen nada más que ofrecerles a sus demandantes otra vía para la violación de su religión”.

En cuanto a la decisión sobre el caso de Hobby Lobby, el informe también apunta a que la Corte Suprema, de hecho, reafirma los argumentos que realiza Sacerdotes por la vida. El caso de Hobby Lobby dejó en claro que el gobierno no puede obligar a un creyente a actuar en contra de su fe y que cuando un creyente identifica una acción como contraria a su fe, no es derecho del gobierno el juzgar si eso es razonable. El Sr. David Green, CEO de Hobby Lobby, ha declarado que “la libertad religiosa de los creyentes de todas las denominaciones se encuentra atacada. Es por eso que nuestra familia se une en apoyo y oración al caso de Sacerdotes por la vida contra el mandato HHS. Así como nuestro caso de Hobby Lobby representa la preocupación de las empresas, el caso de Sacerdotes por la vida representa la preocupación de los grupos religiosos sin fines de lucro. Juntos nos mantendremos firmes contra esta injusticia y defenderemos la ley de Dios”.