Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Umut Talha

 

P. Victor Salomón
Director, Hispanic Outreach

   
  Monday, February 14, 2011

   
 

No mi querido lector, no se trata del nombre de una ciudad o vía importante en algún país el Medio Oriente, se trata del nombre de un bebé muy singular nacido en Francia el 26 de enero pasado.

¿De dónde le viene su singularidad?  Pues de haber sido producto de un proceso de selección genética para nacer libre de una enfermedad, para así ser “medicina” para su hermano.

El nombre en turco Umut Talha significa “bebé esperanza” y hace referencia a la esperanza de vida para su hermano, sin embargo, los titulares de la mayoría de los medios de comunicación social de todo el mundo han titulado con frases similares a esta: “Nace en Francia el primer bebé – medicina”, frase que en sí misma ya describe la “instrumentalización” del ser humano.

El hecho es el hermano mayor de Umut sufre de  beta-talasemia, enfermedad que tiene que ver con una alteración genética en la sangre.   Esta condición puede causar anemia aguda, que pone en peligro la vida y requiere de transfusiones de sangre repetidas. En casos severos, se hace necesario un trasplante de médula ósea. Esta es una intervención delicada, que requiere una compatibilidad inmunológica entre el donante y el receptor.

Veamos ahora la valoración moral de este hecho que, a primera vista, pareciera un gesto hermoso de los padres de cara a su hijo.

El proceso

Para que Umut naciera fue necesaria la fecundación de varios embriones “in Vitro” en los cuales se estudió que estuvieran libres de la enfermedad y que tuvieran la compatibilidad genética con los hermanos.  El resto de los embriones que no cumplieran con estos requisitos se trató como “material biológico de desecho”.

La genética ha demostrado que el óvulo fecundado posee toda la información genética que define a un ser humano, por lo cual, a eso que llaman “material biológico de desecho”, en realidad son hijos de los padres de Umut y sus hermanos que son abortados y, digámoslo más claramente, son asesinados en el estado más indefenso que puede estar un ser humano: en estados iniciales de su desarrollo.

Ahora analicemos la intencionalidad

Pareciera que el objetivo de ser una ayuda médica para su hermano mayor, ha justificado éticamente el diseño del bebé Umut.  Sin embargo, ningún fin bueno puede justificar la “instrumentalización” de un ser humano, ya que esto afecta su dignidad como ser humano quien tiene el derecho de nacer fruto del Amor y no como un “producto” de la manipulación tecnológica para ayudar a otro ser humano.

Aceptar el principio de producción de “bebés terapéuticos” abriría las puertas al mercadeo del ser humano en función de ser “medicina” para otros, en palabras más sencillas, si sirvo para curar a alguien, entonces merecería vivir, esa razón funcional sería la razón de mi existencia.

Monseñor Pierre D’Ornellas, Arzobispo de la Diócesis de Rennes y encargado de los asuntos referidos con la bioética de la Conferencia Episcopal de Francia se ha pronunciado el día 9 de febrero, resaltando que esta noticia sale a la luz pública no de manera casual, sino en el marco de la discusión en el parlamento francés de la ley de bioética.

El obispo francés toca el problema de fondo que es el tema legislativo en materia bioética, recordando el principio ético fundamental según el cual: no todo lo tecnológicamente viable necesariamente es éticamente lícito; para luego recordar la importancia de fundar las bases de una Civilización del Amor en la fundación  misma del sistema social, que son las leyes que regulan en comienzo y fin de la vida humana.

“…La Comisión Nacional Consultiva de Derechos Humanos acaba de señalar que la legalización de la explotación del niño por nacer es contraria al respeto más elemental de todos los seres humanos, especialmente de los niños. Viola el “interés superior” del niño, estipulado por la Convención sobre los Derechos del Niño.

Este nacimiento (…) intenta manipular para influir en el debate parlamentario.  Esta manipulación es indigna. Sin embargo, detrás está el sufrimiento de los padres que tienen un hijo gravemente enfermo. Siempre es indigno explotar el sufrimiento de los demás para hacer valer su opinión

Estamos en una encrucijada. Esto es para reflexionar de nuevo sobre la técnica y su uso. Esto es para tener cuidado con la huida hacia adelante en el uso irreflexivo de las técnicas (…) Eso sería criticado por las generaciones futuras (…) La técnica que sirva para solucionar cualquier vulnerabilidad sería un error porque la vulnerabilidad es parte de la condición humana.  Es por eso que ninguna sociedad puede vivir sin amor. El amor a los más vulnerables y el respeto de la dignidad individual son las bases de nuestra vida juntos….

Sigamos trabajando sin descanso para que en nuestras legislaciones se proteja a los bebés no nacidos.

Fr. Victor Salomón, a member of the Diocesan Laborer Priests, is the Director of Hispanic Outreach for Priests for Life. He resides in Washington, DC.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org