Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Pequeños de tamaño y gigantes en dignidad

 

P. Victor Salomón
Director, Hispanic Outreach

   
  Monday, January 31, 2011

Escuche
   
 

Me estoy refiriendo a Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua, a estas naciones centroamericanas que son ejemplos de dignidad para el mundo entero al mantener, soportando presiones internacionales de todo tipo, legislaciones que protegen a sus hijos más indefensos: los bebés por nacer.

A los ciudadanos de estas naciones me dirijo para que sean custodios celosos de sus legislaciones, para que sigan siendo faros luminosos para nuestro mundo con muchas zonas de oscuridad de la sombra de la Cultura de la Muerte que quiere cubrir todas las naciones del planeta. Lamentablemente se ha querido hacer identificar el desarrollo con leyes que asesinan bebés y que lo enseñan como algo bueno a sus sociedades, al punto de organizar verdaderos “mataderos” de bebés dentro de sus fronteras. A pesar de que trabajo a diario con esta realidad en algunas ocasiones no deja de revolvérseme el estómago cuando pienso que vivo en un país en el cual matar bebés es legal, como legales fueron los campos de concentración nazis. El trabajo de contención, de presión, de mantener el tema de la defensa de la vida ardiendo –a pesar del silenciamiento editorial de las grandes cadenas de televisión-, a fin de salvar la mayor cantidad de bebés posibles y, finalmente, lograr la derogación de las leyes pro muerte, es una tarea en la cual no descansaremos hasta el último suspiro.

Doy gracias por haber nacido y crecido en mi amada Venezuela que, pese a todos los problemas socio-políticos que hemos tenido, la legislación venezolana ha protegido la vida de los bebés no nacidos. Dios me dio la oportunidad de ejercer el ministerio sacerdotal en ese ambiente de normalidad en cuanto a este tema legislativo promotor de la vida. Obviamente esto no implica que no haya abortos en Venezuela, si los hay y eso requiere un trabajo arduo multidisciplinar de prevención y de ayudas alternativas para la mujer embarazada, además de ofrecer ayudas de sanación post aborto, ofertas curativas que se han ido desarrollando gracias al drama del aborto masivo de los países “desarrollados”, además de no confiarnos en los intentos -que los habrá- de pasar leyes que promuevan el aborto.

Pero aquí la idea que quiero repetir es la necesidad de blindar las legislaciones pro vida contra la Cultura de la Muerte y sentirse orgullos de mostrar al mundo lo que son como naciones que respetan la vida desde la concepción hasta el ocaso natural. Fundar sus sistemas legislativos en conexión con la Verdad y el Bien es lo que hace sus sistemas justos, como un elemento que colabora fundamentalmente en la socialización de los miembros de sus sociedades.

El reto en los países que han pasado leyes que atentan en contra de la promoción de la vida y permiten el aborto en algunos casos, es planificar acciones de diversa índole para restablecer las legislaciones originales como podría ser el caso de Colombia.

Aquí en los Estados Unidos se publica un libro que clasifica a los estados de la unión en dos grupos: los más pro vida y los más pro muerte, según las legislaciones particulares en cada uno de los estados. Si algo similar aplicáramos a nuestra América Latina, los dos países más pro muerte serían Cuba y Puerto Rico; y, los más pro vida, los pequeños gigantes que nombré al principio de este artículo por la gallardía que ha implicado enfrentar la presión internacional.

Un reto particular les llega a nuestros hermanos sureños de Chile, Argentina y Uruguay cuya sombra de la Cultura de la Muerte intentará cernirse sobre sus tierras. No lo permitan. Lo contrario es una situación muy difícil, dolorosa y de derramamiento de sangre inocente frente a sus narices, presentándolo como bueno a la sociedad en su conjunto.

Termino mi columna con una cita de nuestro pronto Beato Papa Juan Pablo II, el Grande:

“Es cierto que en la historia se han cometido crímenes en nombre de la verdad. Pero crímenes no menos graves y radicales se han cometido y se siguen cometiendo también en nombre del relativismo ético. Cuando una mayoría parlamentaria o social decreta la legitimidad de la eliminación de la vida aún no nacida, inclusive con ciertas condiciones, ¿acaso no adopta una decisión tiránica respecto al ser humano más débil e indefenso?” (Encíclica Evangelio de la Vida # 70)

Fr. Victor Salomón, a member of the Diocesan Laborer Priests, is the Director of Hispanic Outreach for Priests for Life. He resides in Washington, DC.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org