Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

El "sacramento" del aborto

 

Fr. Frank Pavone
National Director, Priests for Life

   
  Monday, June 20, 2011

Escuche
   
  El sacramento del aborto es el título de un libro escrito por Ginette Paris, publicado en 1992. En este pequeño libro, la autora afirma que el aborto es un acto sagrado, un sacrificio a Artemisa (conocida como Diana en Roma).

Artemisa es la protectora de los animales salvajes y del cazador que los mata intencionalmente. ¿Cómo es posible que estos roles contradictorios se encuentren en la misma deidad femenina ? La visión que propone el libro es que una madre solamente es capaz de cuidar adecuadamente la vida si posee plenos poderes sobre la vida y la muerte. A veces la muerte es preferible. Aquella que puede proveer la muerte, para que uno pueda escapar una vida hostil, estaría en realidad amando a aquel que es asesinado.

El aborto, entonces, se ve como "una expresión de responsabilidad maternal y no un fracaso del amor materno" (p.8) "Artemisa representa el rechazo a dar vida si este don no es puro e inmaculado... Así cómo Artemisa puede matar a un animal herido antes que permitirle renguear miserablemente, una madre desea evitarle a su hijo un destino doloroso."

Artemisa, por supuesto, es la misma diosa cuyos adoradores se sintieron tan amenazados por la proclamación que hizo San Pablo del Evangelio en Efeso, que ocasionaron grandes disturbios e incitaron a una gran multitud a gritar durante dos horas: ¡Grande es la Artemisa de los efesios! (Hechos 19:34). Los adoradores contemporaneos de Artemisa deben sentir que sus creencias son amenazadas; porque la proclamación del Evangelio de Cristo afirma que El solo tiene autoridad sobre la vida y la muerte. Ni la madre, ni el padre, ni el estado, ni el propio individuo pueden atribuirse absoluto dominio sobre la vida. "Porque ninguno de nosotros para si mismo vive y ninguno para si mismo muere; pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, morimos para el Señor. En fin, sea que vivamos, sea que muramos, del Señor somos." (Rom 14:7-8)

El hecho que algunos defiendan al aborto cómo si fuera un acto sagrado debería alertarnos sobre la profundidad de la batalla espiritual que se está librando. El aborto nunca ha sido simplemente o primariamente una cuestión política. Es una religión falsa. Cuando los cristianos pro-vida, por ejemplo, rezan frente a una clínica de abortos, no es simplemente un asunto de cristianos pro-vida que se oponen a la falsa medicina. Es la Iglesia verdadera en conflicto con una falsa iglesia. Un ex-agente de seguridad de una clínica, despues de su conversión, admitió el motivo por el cual se enojaba tanto con los consejeros pro-vida en las aceras: "Uds. venían a protestar frente a nuestra iglesia. Esa clínica era el lugar donde practicábamos nuestro culto"

Ojalá que todos los creyentes y el clero adquieran renovada fuerza para hablar públicamente contra el aborto. Hacer esto es no solamente coherente con la proclamación del Evangelio, sino que es proclamar el Evangelio.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org