Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Casey y Caylee

 

P. Victor Salomón
Director, Hispanic Outreach

   
  Sunday, June 05, 2011

Escuche
   
 

Es impresionante la cobertura que está teniendo el caso de la presunta madre –Casey-  que asesinó a su pequeña hija –Caylee de dos años-  aquí en los Estados Unidos y, obviamente, por la globalización ha sido un caso catapultado para el mundo entero.


Quiero dedicar mi columna semanal a este tema.

 

Lo primero que llama poderosamente la atención, como indiqué al principio, es la gran cobertura que está teniendo el caso en los medios de comunicación social estadounidense.  Especialmente la cadena “liberal” de noticias CNN le ha dado un espacio extraordinario.  Tuve la oportunidad de ver una discusión con 6 panelistas en esta cadena, que se lanzaron a condenar la presunta asesina con una firmeza tal que he visto muy pocas veces en esta cadena de noticias, solamente comparable con los juicios sobre el terrorista Bin Laden.

 

La pregunta que me hago es por qué tanta crítica dura hacia esta presunta asesina de su hija.  ¿Es solamente “amarillismo” periodístico? ¿Se trata de una sociedad que al unísono condena el presunto asesinato vil y cruel? ¿O podría haber algo más? 

 

Yo creo que la principal  razón podríamos encontrarla en la búsqueda de un chivo expiatorio en esta joven madre.

 

Desde 1973 han sido asesinados legalmente más de 50 millones de bebés en esta sociedad.  Como hemos repetido en varias ocasiones, este holocausto no solamente ha dejado 50 millones de bebés víctimas, sino que ha sepultado en vida  a  millones de madres y padres traumatizados y, con ello, ha afectado gravísimamente a toda la sociedad en su conjunto.


La dura verdad es que la mayoría de los miembros de esta sociedad permitieron el inicio de este genocidio legal y masivo en aquél fatídico 22 de enero de 1973, aunque desde el principio hubo y aún hay un grupo, gracias a Dios creciente día a día,  de mujeres y hombres que se mantuvieron y se mantienen firmes en la defensa del  Bien y la Vedad,  haciendo todo lo posible que está en sus manos para que las leyes vuelvan a proteger a todos sus ciudadanos, no solamente a los ya nacidos.   Muchos de ellos ahora son aliados desde el cielo con sus oraciones.

 

Cuando alguien experimenta la violencia en contra de sí mismo o de otra persona el trauma  se siembra en todo su ser, teniendo efectos parecidos del estrés post traumático de alguien que regresa después de haber estado en una guerra sangrienta o de haber presenciado un asesinato: tendencia a la depresión y a la violencia, culpabilidad, búsqueda de anestesia del dolor con las adicciones, etc.

 

Creo que el “linchamiento mediático”que se le está dando a este caso de la presunta madre asesina, es una especie de catarsis a coro de los miembros de una sociedad, especialmente de quienes apoyan el asesinato legal de bebés, que busca un chivo expiatorio para ocultar su pecado de omisión  por no ser activos en la defensa de sus prójimos,  frente a una violencia que diariamente asesina a más de 3000 bebés y sigue afectando y destruyendo en sus bases esta sociedad estadounidense.

 

El calificativo de prójimos hacia los bebés no nacidos lo he usado intencionalmente,  en un país donde la mayoría se reconoce como cristiana.  ¿Quiénes son nuestros prójimos más indefensos?    En primer lugar los bebés no nacidos, pero, además, hoy con la conciencia del desarrollo del conocimiento científico del  trauma post aborto, también colocamos aquí a las mujeres que en lugar de recibir ayuda frente a embarazos en circunstancias difíciles, se les facilita el camino a la muerte en vida.

  Ojalá se le diera la misma cobertura del “linchamiento mediático” de la Mamá Casey, a una campaña para evitar que miles de madres se hagan “cómplices legales” de la muerte de sus hijos, nuestros prójimos más pequeñitos.  Ojalá, querido lector, que usted, si lo fuera, no siga siendo cómplice por omisión de esta grandísima tragedia diaria que es,  sin lugar a dudas, la más perversa  matanza que la humanidad ha conocido en su historia hasta el día de hoy.  Usted puede hacer la diferencia.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org