Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

¿Podemos parar la matanza legal de bebés?

 

P. Victor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano, Sacerdotes por la Vida

   
  Monday, September 19, 2011

   
 

La respuesta es SI.  Siempre y cuando los bautizados ejerzamos nuestro rol profético como bautizados.

Todos los cristianos  fuimos consagrados como profetas en nuestro bautismo.  De esta manera todos los bautizados estamos llamados a denunciar el mal y anunciar el bien y la Verdad que es la persona de Jesús y sus enseñanzas.  Recordemos lo que escribió el Beato Juan Pablo II en el documento dedicado a los Fieles laicos en la Iglesia:

“La participación en el oficio profético de Cristo, «que proclamó el Reino del Padre con el testimonio de la vida y con el poder de la palabra», habilita y compromete a los fieles laicos a acoger con fe el Evangelio y a anunciarlo con la palabra y con las obras, sin vacilar en denunciar el mal con valentía.”(n.14)

Es bueno recordar que de ordinario todos aquellos que ejercen con valentía su rol profético serán perseguidos, algunos llegando al extremo de derramar su sangre por ser testigos de la verdad, lo que podríamos caracterizar como un martirio cruento; o un martirio incruento, derramando nuestra sangre gota a gota, un día a la vez, al mantenernos fieles a este llamado a ser profetas en nuestro tiempo.

Mis queridos lectores, a nadie le es permitido permanecer indiferentes  y no denunciar con valentía la peor de las perversiones practicada en nuestra sociedad y, digámoslo sin eufemismos: es la matanza protegida por la ley de los bebés no nacidos.  No ha habido guerra, enfermedad, desastre natural o epidemia que haya matado a más seres humanos que el aborto.

Los estudios muestran con claridad que, en el caso de los Estados Unidos, la mayoría de estos “mataderos legales de bebés” están ubicados en centros poblados por las minorías pobres de esta nación, entre las cuales estamos los hispanos.

¿Existe salida?  Por supuesto que sí.  Y la salida está en la participación política de los cristianos especialmente en las elecciones. 

¿Puede la elección presidencial significar un cambio en el panorama respecto al aborto en los Estados Unidos?

La respuesta es rotundamente afirmativa.  Les argumento con claridad mi respuesta. 

1.  Cuando usted elige un presidente pro vida, entonces ese presidente elegirá miembros de la corte suprema de justicia que sigan dando pasos adelante hacia la protección legal de los bebés no nacidos;  

2. Con la elección del presidente ustedes eligen también a los funcionarios públicos que el presidente selecciona para ayudarle a implementar las políticas en la cuales cree, que en el caso de los Estados Unidos estamos hablando de unos 7000 funcionarios.  Entonces si usted elige un presente pro vida, elige de ordinario a otros 7000 funcionarios que seguirán normalmente la línea presidencial a nivel de principios; 

3.  Puede que algunos de ustedes no lo sepan, pero el presidente estadounidense no solamente elige los miembros de la Corta Suprema de Justicia, sino también un promedio de 175  jueces a nivel federal en sus 4 años de gobierno, todos ellos servidores vitalicios en esta gran nación.  Estos jueces federales van creando una cultura legal con las decisiones que van realizando a nivel de sus jurisdicciones locales.

4.  El presidente de los Estados Unidos es un ejemplo para las demás naciones en los diversos temas que comprometen el bien común.  El presidente es un modelo como promotor de la cultura de la muerte o de la vida, según usted deposite su voto.

Y si alguno aún duda que su voto pueda contar contemplemos por un momento estos datos.

a.      En 1923, Hitler fue elegido como líder del partido Nazi en el parlamento por un voto.

b.      En 1976 la elección presidencial en los Estados Unidos se decidió por unos pocos votos de un solo estado.

c.       En el año 2000, también fueron unos cuantos cientos de votos los que decidieron la presidencia de la República.

 

Concluyamos nuestra columna con las palabras proféticas del Episcopado Estadounidense  en el documento Viviendo el Evangelio de la Vida: “Las autoridades públicas que tenemos son las que nos merecemos. Su virtud - o falta de ella- es un juicio no sólo sobre ellos, sino sobre nosotros. Por eso, urgimos a nuestros hermanos ciudadanos que vayan más allá de la política partidista, que analicen las promesas de las campañas con un ojo crítico y que escojan sus dirigentes políticos según sus principios, no según su afiliación política o el interés propio” (n. 34).

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org