Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

XXII Convención de ANSH

 

P. Victor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano, Sacerdotes por la Vida

   
  Monday, October 10, 2011

   
 

Asociación Nacional de Sacerdotes Hispanos en los Estados Unidos.  Ese es el significado de estas siglas y agrupa a los sacerdotes de origen hispano que servimos en la Iglesia que peregrina de regreso a la Casa de Dios Padre en los Estados Unidos.

En esta ocasión la Convención tuvo lugar en la Ciudad de Los Ángeles y fue nuestra anfitriona la Diócesis de Los Ángeles con su Arzobispo Mons. José Gómez, quien ha sido desde la fundación de ANSH un entusiasta de este tipo de reuniones para el clero hispano, dado que son una oportunidad para estrechar los lazos de fraternidad y, además, una ocasión para abordar temas que nos ayuden a servir mejor  al Pueblo de Dios desde las tareas específicas a nosotros encomendadas por la Iglesia.

El lema de la Convención fue “La Palabra de Dios: fuente de constante renovación”.

Hubo varias charlas que giraron en torno al tema.  Quiero destacar la que nos dirigió el Prefecto de la Congregación del Clero, Su Eminencia  Cardenal Mauro Piacenza, especialmente cuando habló de la relación de la Palabra de Dios y el Espíritu Santo (fuente http://www.clerus.org/clerus/dati/2011-09/30-13/LA_4X11_La_Palabra_de_Dios_en_la_vida_del_Sacerdote.html):

 

“(…) Otro aspecto de fundamental importancia, que subraya ampliamente la Verbum Domini, es la dimensión neumática de la Revelación, en su conjunto y en los varios aspectos-momentos que la constituyen. En efecto, se lee en el n. 15 de la Exhortación: «No se comprende auténticamente la Revelación cristiana sin tener en cuenta la acción del Paráclito», y también, en el número siguiente: «Puesto que la Palabra de Dios llega a nosotros en el cuerpo de Cristo, en el cuerpo eucarístico y en el cuerpo de las Escrituras, mediante la acción del Espíritu Santo, sólo puede ser acogida y comprendida verdaderamente gracias al mismo Espíritu».

Ante todo, siempre es necesario recordar la relación íntima e insustituible entre Jesucristo y el Espíritu: toda la vida del Señor es una vida en el Espíritu, de la Anunciación a la Ascensión, y el Espíritu no es algo vago e indefinido para nosotros, los cristianos, sino que es siempre el Espíritu de Cristo.

Este “de Cristo” es un genitivo posesivo, que nos dice que el Espíritu es Suyo, al igual que es del Padre; y es el mismo Espíritu Suyo que se nos da a nosotros, en el Bautismo, en la Confirmación y, con el poder de transmitirlo a los hermanos, sobre todo en la Ordenación sacerdotal.

Si Cristo es la plenitud de la Revelación y toda la existencia de Cristo está en el Espíritu, entonces la misma Revelación es un evento neumático: la Tradición la anima el Espíritu, la Escritura la inspira el Espíritu y el Magisterio, en la tarea de interpretar autorizadamente Escritura y Tradición, la guía el Espíritu.

De ello deriva que la misma relación del Sacerdote con la Palabra de Dios debe ser una relación neumática. Es decir, se debe evitar todo enfoque meramente positivista o limitado al historicismo, que no permita la comprensión del significado real del texto. Las Escrituras, si nos acercamos a ellas prescindiendo de su dimensión neumática, se quedan como mudas y, en lugar de hablar de Dios y hacer que escuchemos Su Voz, narran simplemente una historia (…)”

 

Esta convención ha tenido lugar en el mes de octubre cuando celebramos en la Iglesia de los Estados Unidos el mes del Respeto a la Vida.  Las diócesis se organizan para llevar este mensaje que es  una denuncia y un anuncio.  Es la denuncia de la dura realidad de los más de 50 millones de bebés que han sido asesinados por el aborto desde su despenalización en 1973 y que se siguen asesinando a un ritmo trágico de más de 3.300 abortos diarios; es el anuncio del Evangelio de la Vida que nos llama a trabajar sin descanso para que la Vida de estos, nuestros hermanitos más pequeñitos, esté protegida por la ley.

Estos pequeñitos no nacidos son como el herido del camino en la muy conocida parábola del Buen Samaritano.  Recordemos.   Un herido en el camino.   La mayoría de los que pasaron por ahí no le ayudaron.  Solamente un extranjero que no pertenecía al Pueblo de Israel asumió el riesgo que le salvó la vida. ¿A cuál de los personajes nos queremos parecer, mis queridos lectores?

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org