Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Yue Yue: vergüenza colectiva en China

 

P. Victor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano, Sacerdotes por la Vida

   
  Monday, October 24, 2011

   
 

El video de una niña atropellada por una furgoneta ha  dado la vuelta al mundo.  Los hechos.  Una pequeña de 2 años sale a una calle y es atropellada por un conductor que, al darse cuenta del hecho, no solamente no se detiene para auxiliar a la niña, sino que además sigue su camino atropellando por segunda vez –en esta ocasión con las ruedas traseras- el cuerpecito de Yue Yue.

 

Hasta aquí el dolor que uno puede sentir en el corazón ya es notable pero la historia no termina aquí.  Después de esto pasan por el sitio 18 personas –uno de ellos es un segundo conductor que la atropella por tercera y no se detiene-  y es la transeúnte número 19 la que la ayuda.  En el video incluso se ve a una mujer que pasa caminando con una niña que podría tener una edad similar a la de Yue Yue y no se detiene.  Una recogedora de cartón es la que se decide a no rodear a Yue Yue y ayudarla, asumiendo el riesgo que pudiera haber.

 

Los medios de comunicación en la gran China, especialmente las redes Sociales,  se han hecho  una sola voz de protesta enérgica por el escándalo social que significa este acontecimiento, sin embargo, la pregunta que nos podemos hacer es:

 

 ¿Cómo se podría explicar que fuese solamente la transeúnte número 19 quien la ayudara?

   

La Gran República China es una de las principales promotoras del aborto como método de control de la natalidad.  Es muy doloroso pero esa es la realidad.  Esto en conexión con la política de un solo hijo y la, lamentable pero muy real, poca valoración de la mujer en la sociedad, son una combinación perfecta para la violencia de la indiferencia como desamor al prójimo.  Permítanme argumentar este segundo punto de la no valoración de la mujer.  Con esta política de un solo hijo por familia, es conocido que si la concebida es una niña la tendencia a abortarla es mayor o abandonarla.  Todo esto es posible por una ideología materialista de la vida.  Como en una ocasión dijo la Madre Teresa de Calcuta, “la peor amenaza contra la paz es el aborto”.  O como en una ocasión me dijera la Dra Theresa Burke, fundadora de los Retiros de Sanación Post Aborto El Viñedo de Raquel: “El peor acto de violencia contra la mujer es el aborto”.  Qué valor puede tener la vida humana cuando se hace parte de la cultura que la madre asesine legalmente a su hijo y, en este caso, con preferencia cuando son de sexo femenino.

 

No.  El caso de Yue Yue no es casual y es la oportunidad para denunciar con claridad este holocausto asiático.

 

Personalmente he sido un admirador de la proverbial honorabilidad ancestral de los chinos y   –por ejemplo, aún muchos de ellos cierran los negocios de palabra sin necesidad de contratos-, y siempre me cuesta mucho asimilar que nuestros hermanos de la Gran China aún permitan este tipo de prácticas genocidas.

 

Yo le doy gracias a Dios por la tecnología de las cámaras de vigilancia que permiten que este tipo de casos no pasen por debajo de la mesa y puedan ser una oportunidad para la reflexión, para un pararse en el camino a meditar sobre nuestra vida para realizar los cambios necesarios como personas y como sociedades.

 

Es imposible ver el video y no recordar la parábola del Buen Samaritano que Jesús nos regaló y que resuena  nuevamente hoy en mi corazón con un eco interminable.   ¡Qué actual es el Evangelio del Señor!  Son nuevas las ciudades, son nuevos los caminos, son nuevos los personajes, son nuevas o renovadas las lenguas que se hablan, pero, la condición del corazón humano sigue siendo la misma.  O el egoísmo temeroso y hasta probablemente con un práctica religiosa intimista que se cierra al amor al prójimo; o el corazón misericordioso fundado en el verdadero amor  religioso a Dios que se vuelca en el amor al prójimo que ayuda al herido del camino.

 

Al momento que termino de escribir este artículo he leído la noticia que en algunos lugares de China ha habido manifestaciones públicas de rechazo a lo ocurrido con Yue Yue.  Vergüenza colectiva en China.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org