Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Trípode Navideño

 

P. Victor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano, Sacerdotes por la Vida

   
  Tuesday, December 27, 2011

   
 

Navidad.  El corazón de esta celebración cristiana es la entrada de Dios como uno de nosotros en la Historia.  Son palabras que se escriben y leen rápidamente pero que esconden una sabiduría milenaria que nos da la clave para vivir de la mejor forma este peregrinaje de regreso a la casa del Padre.

En una oportunidad conocí un obispo que coleccionaba nacimientos en miniatura.  Sus amigos cuando viajaban se los traían de regalo y los tenía expuestos en vitrinas en su residencia.  Ahora, ya retirado, donó su colección al museo diocesano.  Yo le pregunté en una oportunidad que le visité en su casa ¿Por qué una colección de pesebres y por qué pequeñitos?  Entonces aquél sabio obispo me dijo: “Querido Padre Víctor.  El Pesebre es una cátedra de humildad y esta es una de las principales virtudes cristianas.  El niñito Dios nacido en un establo  y el tamaño pequeñito de los pesebres me lo recuerda a diario”. 

Son muchas las enseñanzas prácticas para nuestra vida cotidiana que se desprenden de la contemplación de Nuestro Amado Dios humanado en forma de bebé en un establo.  He elegido tres enseñanzas, podrían ser otras, pero que creo que estas tres podrían ser como ese trípode de tres patas del vivir felices como hijos de Dios.

Primera enseñanza: Confianza absoluta en el Padre Dios.

Yo me gozo contemplando a Jesús naciendo en un establo, rechazado, perseguido y acompañado por animales y los pastores (los pobres y marginados).  Pudo haber nacido en la Roma imperial protegido por un ejército personal pero nació de esta manera para enseñarnos que su protección venía del Padre de Dios.

Nosotros también debemos aprender que nuestra protección nos viene del Padre Dios.  Él no ama y no solamente nos regaló Su Hijo único para que se hiciera uno de nosotros y, además,  desbordando todo cálculo humano, por nuestro bautismo nos ha hecho participar de su misma naturaleza divina.  

El niñito fue rechazado en el momento del parto, cuando la madre y el padre están más vulnerables.  Nosotros también nos encontraremos en nuestros caminos con rechazos, incomprensiones, persecuciones y todo tipo de obstáculos pero debemos clamar a Dios para que selle en nuestros corazones el sentirnos protegidos siempre por Papá Dios. 

Segunda enseñanza:  Amados hasta al extremo.

Ver a Dios que se hizo vulnerable por nosotros.  Contemplar a un Dios que desde el principio vivió la persecución, las privaciones y hasta el exilio con San José y la Virgen, nos enseñan que el Amor del Padre por nosotros no tiene medida.  Ha entregado a Su Único Hijo por Amor a nosotros.  Sí, mi querido lector, ese niñito terminará ofrendado su vida en la Cruz para abrirnos las puertas de regreso a la Casa del padre.

Tercera enseñanza:  Llamados a amar a los más pobres.

En aquellos pastores que se acercan al pesebre estamos simbolizados todos los pecadores.  La peor de todas las pobrezas es estar privados de experimentar el Amor de Dios.  Jesús nació pobre para hacerse próximo de los más pobres.  Siempre conservará este talante hasta su pasión, muerte y resurrección: un Dios cercano a los más pobres. Como bautizados todos estamos llamados a vivir en el Amor.  Cuando experimentamos el Amor de Dios en Nuestras Vidas, es como una fuente que se derrama de Amor hacia los más pobres y en Alabanza y Acción de Gracias a Dios.  Pero alerta, no hay verdadera alabanza y acción de gracias si éstas no están acompañadas del amor a los más pobres, serían éstas alabanzas y acciones de gracias falsas.  Esa fue una de las principales denuncias de Jesús: la religión de las formas y no del corazón misericordioso hacia el prójimo. Entonces la invitación es que podamos aplicar este trípode navideño a nuestra vida cotidiana en todos los ámbitos de nuestra vida. ¡ ¡ ¡   Feliz Navidad ! ! !

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org