Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Plan Personal de Vida I: para comenzar mejor el 2012

 

P. Victor Salomón
Director Internacional de Apostolado Hispano, Sacerdotes por la Vida

   
  Saturday, December 31, 2011

Escuche
   
 

La palabra plan es muy común en el mundo de hoy.  Planificamos las cosas que consideramos importantes, de ordinario, comenzando por el trabajo profesional.  Se crean planes a corto, mediano y largo plazo, con objetivos para las diferentes áreas e, incluso, se baja al detalle de fijar momentos de evaluación y corrección de dichos planes.  Las empresas e instituciones religiosas suelen trabajar con esta clave y de esta manera son más eficientes en su trabajo o apostolado.


Sin embargo, lo más importante que es nuestra vida personal, la mayoría de las veces no le damos la relevancia necesaria como para tener un plan personar de vida.  Permítanme relatarles la siguiente anécdota.  Tuve la bendición de participar en un retiro de 30 días en Loyola España, cuando cumplí los 10 años de ministerio sacerdotal.  Mis padres me hicieron ese hermoso regalo que siempre les agradeceré.  El director de mi retiro me compartió que en una ocasión uno de los ejercitantes, al final del retiro, cayó en la cuenta que el principal aspecto de su vida que Dios le estaba llamando a cambiar, era dormir unas horas más, porque ese simple detalle estaba explicando su mal humor y su dificultad para realizar otras actividades. 


Si esta persona hubiese tenido su plan personal de vida y lo hubiese contrastado con su director espiritual, muy probablemente esto no hubiese sucedido. 


Antes de ser enviado a los Estados Unidos serví a la Iglesia en la formación sacerdotal.  En este ámbito formativo cada día es más común el uso del plan personal de vida, que consiste en planificar nuestra vida en las dimensiones que la componen, con el fin de ser más productivos y, lo más importante, más fieles a la Voluntad de Dios en nuestras vidas.  El plan personal de vida no es solamente para los sacerdotes y monjas, sino que es una herramienta  al servicio de todos los bautizados.


Partiendo de la base que ya hemos comprendido la importancia del plan de vida,  paso a presentarles un trío de presupuestos antes de comenzar.  Lo primero es  trabajar en una pequeña autobiografía –no más de tres páginas-  con los principales hitos de nuestra vida en la infancia, adolescencia, juventud y adultez hasta el momento actual.  Podría ayudar a su elaboración preguntarnos cuáles han sido las experiencias más felices y más dolorosas en cada una de estas etapas.  Esto con el fin de mejorar nuestro autoconocimiento y abrirnos a realizar una mirada honesta de nuestras vidas.  En segundo lugar es necesario buscar un tiempo especial para realizar este plan.  Podría ser durante un día de retiro espiritual o un día de descanso, pero garantizando un ambiente que invite a la reflexión.  Y, tercero, estar dispuesto a contrastar tu plan con tu director espiritual, para algunos esto plantea un primer reto que es conseguir uno.  Pueden preguntar a su párroco o llamar a la diócesis y preguntar dónde pueden conseguir un buen director espiritual.  Ahí le podrán indicar alguna comunidad religiosa local que se dedique a este servicio eclesial aunque, en teoría, todos los sacerdotes deberíamos estar formados para realizar este servicio.  Dicho esto pasemos a explicar la elaboración del plan.


El autoconocimiento y la honestad es muy importante para ver los principales aspecto de nuestra vida que debemos trabajar.  Nuestro plan tendrá 4 dimensiones a planificar.  La dimensión humana, la espiritual, la intelectual y la pastoral.   Les explicó brevemente las 4 dimensiones.  La dimensión humana es la base de todo el plan, porque constituye nuestro ser físico y emocional.  En esta dimensión entra todo lo referente a la nutrición, ejercicio físico, afectividad, etc.   La dimensión espiritual es nuestro relacionarnos con Dios.  La dimensión intelectual es el cultivo de la formación en el ámbito intelectual y, finalmente, la dimensión pastoral que indica la forma en que comunicamos nuestro testimonio de vida a los otros, para anunciarles el Evangelio de Jesús. 


En nuestra próxima columna, Dios mediante,  les estaré dando los detalles de cómo planificar cada una de estas dimensiones.  Pueden aprovechar este tiempo para ir pidiendo al Espíritu Santo la disposición para trabajar en su Plan Personal de Vida y para conversar sobre esto son su director espiritual y, para quienes no lo tienen aún, para que se apresuren  a conseguir uno.  Este será el mejor de los propósitos para este Año 2012 por el efecto multiplicador de bendiciones en su vida y en su entorno.


Les deseo a ustedes, mis queridos lectores y a sus familias, un año 2012 lleno del Amor a Dios y al Prójimo.  Dios los bendiga abundantemente.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org