Elección en la tierra

 

Fr. Frank Pavone

   
 

Este año la temporada navideña ha atraído la atención a una tarjeta de Navidad producida por el mayor proveedor de abortos de la nación, Planned Parenthood.

¿El mensaje de la tarjeta? "Elección en la tierra" ("Choice on Earth")

Planned Parenthood anuncia la tarjeta como una que contiene un "mensaje inclusivo para la temporada." Inclusivo para todos, por supuesto, menos para el niño por nacer, que es destruido por la mal llamada "elección" que Planned Parenthood defiende.

Pero, por supuesto, Planned Parenthood no está avergonzado. De hecho, cuando su tarjeta fue tildada de anti-cristiana, respondieron agregando a su línea de productos una camiseta con el motivo "elección en la tierra."

Además, algunos que se auto-denominan ministros del Evangelio predicaron su mensaje navideño afirmando que Jesús no se hubiera opuesto a la "elección" de una mujer con respecto a la continuación o no de su embarazo. Quizás Ud. sepa que existe una "Red de clérigos por la elección" ("Clergy for Choice Network") operada por la "Coalición Religiosa para la Elección Reproductiva" ("Religious Coalition for Reproductive Choice")

Mi comentario sobre esto es que no debe sorprendernos en lo más mínimo. La esencia de la mentalidad abortista no es negar que el niño por nacer sea un niño. Se trata, en cambio, de que tomemos el lugar de Dios. Es la idea que lo que elijo es lo correcto, no porque lo que elijo es bueno, sino más bien porque lo elijo yo. La elección es más importante que la vida, y mi elección toma el lugar del mismo Dios. Por lo tanto, hay clérigos que predican la "elección" y el mensaje de Cristo se vuelve "elección en la tierra."

En definitiva, los seres humanos tienen que sentirse unidos a Dios. Entonces, si no cambian sus vidas para conformarlas a la voluntad de Dios, tienen que cambiar el mismo concepto de Dios para que esté de acuerdo con su voluntad. Esto es lo que demuestran las tarjetas de "elección en la tierra."

La noción que Cristo no tiene problemas con la elección de destruir un niño por nacer invierte al Evangelio. Al dar su vida por nosotros, Cristo enseña la esencia del amor: Me sacrifico yo por el bien de otra persona. El aborto enseña exactamente el mensaje opuesto: Sacrifico a la otra persona por mi bien.

Más aún, Jesús rompió las falsas barreras que separaban a la gente entre aquellos en "mayor" y "menor" categoría social y espiritual. Comió con recaudadores de impuestos y pecadores cuando la norma vigente era evitarlos. Buscó a los leprosos cuando la costumbre era mantenerse alejado de ellos. Llamó a los niños a que se acercaran a él, cuando los apóstoles pensaban que lo correcto era alejarlos de él. Le dió el don de la salvación a la mujer samaritana, rompiendo las barreras que ponían tanto a los samaritanos como a la mujeres en un menor nivel.

¿Tiene sentido entonces, que el Señor permita una falsa barrera entre nacidos y no-nacidos, y no le importe la discriminación por la cual los no nacidos son considerados descartables y no-personas?

Dios es un Dios de justicia. En otras palabras, salva a los desamparados. Y espera que nosotros hagamos lo mismo. Eso es paz en la tierra.