La política y el Púlpito: Primera parte: "!Desinhibido, Robusto y Muy Abierto!"

 

Fr. Frank Pavone

   
 
Es un año electoral, y es el momento de abrir nuestra boca, en la Iglesia, sobre la política, los candidatos, y el derecho a la vida.

Nuestra lucha por nuestros hermanos y hermanas no nacidos es una lucha por la libertad y contra la tiranía; por la gente y contra gobiernos opresivos. Nuestros Padre Fundadores pelearon esta batalla, y así debemos hacerlo nosotros, con la misma disposición para el sacrificio de sí mismo.

Esto es cierto para cada Americano. ¿Cuánto más cierto es para nosotros, como Iglesia, como discípulos del Señor Jesucristo? El Evangelio es un Evangelio de libertad. "He venido a proclamar la liberación a los cautivos... dar libertad a los oprimidos, " dijo Jesús al definir su misión.

El llevar a cabo esta misión requiere de libertad para decir la verdad tal como la entendemos. No sólo fue este derecho fundamental reconocido explícitamente por nuestros Padres Fundadores y colocado al comienzo de la Declaración de Derechos, sino que ha sido afirmado una y otra vez por la Corte Suprema, no sólo para señalar la existencia de esa libertad, sino también sus características.

En New York Times Co. contra Sullivan (376 EE.UU. 254, 270 (1964)), la Corte afirmó que la protección de los ciudadanos para abogar por asuntos particulares refleja nuestra"profundo compromiso nacional con el principio de que el debate sobre los asuntos públicos debe ser desinhibido, robusto y muy abierto" (énfasis añadido).

En el 2010, la Corte Suprema también afirmó lo siguiente:

"El habla es un mecanismo esencial de la democracia, ya que es el medio para hacer que los funcionarios sean responsables ante el pueblo. El derecho de los ciudadanos a preguntar, escuchar, hablar, y utilizar la información para llegar a un consenso es una condición previa a la autonomía ilustrada y un medio necesario para protegerla. La Primera Enmienda 'tiene su aplicación más plena y urgente de hablar expresada durante una campaña para un cargo político.'"

"[E] s inherente a la naturaleza del proceso político que los votantes deben ser libres para obtener información de diversas fuentes con el fin de determinar la forma de emitir sus votos." (Ciudadanos Unidos contra la Comisión Federal de Elecciones, 558 EE.UU. 310 (2010 )).

La correspondiente libertad de la Iglesia para hablar y enseñar la verdad - una libertad también contenida en el reconocimiento de los Fundadores de la libertad de religión - es algo insistido explícitamente en los propios documentos de la Iglesia. Esta libertad es, de hecho, un aspecto esencial del Gran Mandato dado por Jesucristo: "Predicar el Evangelio a toda criatura." "Enséñenles a hacer todo lo que yo les he mandado." Ya que el Evangelio abarca todos los aspectos de la vida y de la actividad humana, la Iglesia también debe ser libre de comentar sobre asuntos políticos. En este sentido, vemos la siguiente fuerte declaración del Concilio Vaticano II en la Constitución sobre la Iglesia en el Mundo Moderno (Gaudium et Spes):

"En todo momento y en todo lugar, la Iglesia debe tener la verdadera libertad de enseñar la fe, proclamar su doctrina social, ejercer su misión entre los hombres sin traba alguna y dar su juicio moral, incluso en los asuntos relacionados con la política, siempre que los derechos fundamentales de la persona o la salvación de las almas lo requieran." (n. 76)

En mis próximas columnas, los ayudaré a prepararse para las elecciones de mitad de mandato reflexionando sobre la forma en que en la Iglesia a menudo ha sofocado esta libertad, y por qué es tiempo de arrepentirse y de abrir la boca.