Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Por qué el aborto viola todos los mandamientos – Segunda parte

 

Fr. Frank Pavone
National Director, Priests for Life

   
  Monday, May 10, 2010

Escuche
   
 

La carta del apóstol Santiago 2:10 dice: “porque quien observa toda la Ley, pero falta en un solo mandamiento, se hace reo de todos. Luego el aborto de alguna manera viola todos los mandamientos. Viola el mandamiento del amor que resume todos los mandamientos. Continuamos en esta y las columnas siguientes reflexionando sobre la forma en que cada mandamiento ilumina y fortalece nuestro compromiso pro-vida.

 

El cuarto mandamiento es “honrar padre y madre”. El Señor trabajó a través de nuestros padres para hacernos existir, les pidió su colaboración, su generosidad, para realizar un plan que el había decidido desde toda la eternidad, que nosotros existiéramos para amarlo y servirle. Este mandamiento apunta a la dignidad de la procreación humana. También señala el privilegio enorme y la responsabilidad que tienen los padres para abrirse a la vida y para proteger las vidas que Dios ha confiado a su cuidado. Los que reclaman un derecho al aborto violan el cuarto mandamiento. Ningún padre es dueño de sus hijos. Sólo Dios gobierna  y es dueño de la vida humana. Y le encarga a los padres el don incomparable de recibir esa vida con alegría.

 

El quinto mandamiento afirma: “no matarás”. La traducción literal de este mandamiento prohíbe el asesinato. No se trata de una prohibición de matar ganado para comer o de matar insectos por una cuestión de seguridad. Tampoco es una prohibición absoluta en cuanto a repeler a un agresor. El mandamiento significa que no tenemos autoridad para matar a un inocente. Los bebés se encuentran siempre en esa categoría. El mandamiento contra el asesinato directo y deliberado de un bebé o cualquier persona inocente es absoluto.

 

De este mandamiento viene la prohibición contra el aborto en cualquier etapa de gestación y por cualquier razón que sea. El mandamiento se funda en el dominio absoluto de Dios sobre la vida humana. Sólo El da y toma la vida de los seres humanos. El solo gobierna quien viene al mundo y quien se va, cuando y como.

 

El sexto mandamiento dice: “no cometerás adulterio”. Los mandamientos deben entenderse como los títulos de un capítulo y hay muchas acciones incluidas bajo cada uno de ellos. Este mandamiento nos prohíbe abusar del don de nuestra sexualidad y el matrimonio y con justa razón. Estos dones nos han sido dados para nuestro bien como miembros de la familia humana. Cuando los usamos de la manera deseada por Dios, sirven a la vida. Pero cuando abusamos de ellos, nos llevan a la muerte, no solamente espiritual sino física. Cuando hablamos a nuestra nación sobre las decenas de millones de niños destruidos por el aborto, desafiémosla a darse cuenta que uno de los caminos por los que hemos llegado a ese holocausto es haber destruido el verdadero sentido y propósito de la sexualidad humana.

 

Continuaremos con nuestras reflexiones sobre los mandamientos en la próxima columna. Mientras tanto, quienes quieran nutrir su espiritualidad pro-vida con reflexiones como ésta para cada día del año pueden obtener una copia de mi libro Pro-life Reflections for Every Day en priestsforlife.org/store.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org