Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Por qué el aborto viola todos los mandamientos – Tercera parte

 

Fr. Frank Pavone
National Director, Priests for Life

   
  Monday, May 24, 2010

Escuche
   
 

Dios no nos da simplemente “reglas y regulaciones”. Se da a sí mismo. Todas sus enseñanzas y sus mandamientos son reflejo de lo que El es y, por esa misma razón, todas se mantienen unidas orgánicamente, como el mismo cuerpo, y cada mandamiento incluye en alguna medida otro mandamiento. En esta columna, concluiremos nuestras reflexiones sobre la forma en que el aborto viola cada mandamiento y como los mandamientos nos alientan a ser pro-vida.

 

El séptimo mandamiento declara: “No robarás”. Cuando violamos el derecho a la vida, robamos. Robamos a la persona de algo que le pertenece, el reconocimiento de sus derechos, la protección de su vida.

 

Actos como el aborto también roban al mismo Dios de lo que El es. Hace tiempo, cuando rezaba frente a una clínica de abortos junto a un grupo de personas, y un hombre pisó la línea de la propiedad, un empleado de la clínica le gritó: “Saque los pies de nuestra propiedad”. Yo le respondí: “¿Y Uds. cuando van a quitar las manos de la propiedad de Dios?”

 

Sólo Dios tiene dominio sobre la vida humana. Cuando un abortero penetra el espacio sagrado del vientre para arrancar al niño, está robando al Todopoderoso y también está robando a la sociedad el respeto que ésta le debe a la vida.

 

El octavo mandamiento declara: “No levantarás falso testimonio ni mentirás”. Todos tienen derecho a su buen nombre y reputación y este mandamiento prohíbe que mintamos sobre lo que uno ha hecho o dejado de hacer o sobre lo que uno es.

 

La cultura de la muerte vulnera profundamente este mandamiento. Al permitir decisiones judiciales como Roe vs. Wade que dice “la palabra persona… no incluye al no nacido,” la sociedad levanta falso testimonio contra los niños por nacer. Es una mentira.

 

Los aborteros van aún más lejos designando a nuestros hermanos y hermanas por nacer como “parásitos” o “productos de la concepción” o “deshechos médicos”. Levantan falso testimonio. Y quienquiera que diga que un aborto es justificado levanta falso testimonio al negar que el niño tiene derecho a ser protegido del cuchillo del abortero.

 

El noveno y el décimo mandamiento nos prohíben desear lo que pertenece a nuestro prójimo, ya sea su cónyuge o sus posesiones. En otras palabras, estos mandamientos nos exigen que nos limitemos en nuestros deseos respetando los límites entre lo que es nuestro y lo que no lo es.

 

Es una frontera sagrada que el aborto destruye completamente. El límite entre lo que le pertenece a la madre y lo que es del niño desaparece completamente. Algunos, por ejemplo, justifican el aborto porque la madre debe continuar con su vida. Pero el niño también. Algunos lo justifican porque la madre tiene la libertad de no recibir una carga. Pero también lo tiene el niño. Y al negar que el niño tiene la misma libertad que ella afirma tener, destruye el sentido y fundamento de su propia libertad.

 

Quienes quieran nutrir su espiritualidad pro-vida con reflexiones como ésta para cada día del año pueden obtener una copia de mi libro Pro-life Reflections for Every Day en priestsforlife.org/store.

 

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org