Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Compasión impulsada por el director ejecutivo de Sacerdotes por la Vida

 

John Fee

   
  Friday, October 22, 2010

   
 

El U.P. Católica - Diócesis de Marquette

Viernes, 22 de octubre 2010

 Cuando Janet Morana habla sobre el aborto, habla rápido, enfáticamente, y sobre todo, con compasión por todas sus víctimas. Porque, como ella señala, los niños perdidos no son las únicas víctimas, hay muchas más.

El director ejecutivo de Sacerdotes por la Vida y co-fundador de la Campaña de Concientización No Más Silencio habló en Marquette el 7 de octubre a quienes apoyan la Clínica de Cuidados. La Clínica de Cuidados ayuda a las mujeres embarazadas con una variedad de servicios que se prolonga hasta los primeros años de sus hijos. También ofrece consejería post-aborto y servicios para hombres, incluyendo a los que han perdido un hijo por el aborto. Más temprano, el mismo día, ella habló con La U.P. Católica.

“Entendemos lo que pasa con el bebé,” dijo Morana, añadiendo que ella también ha visto como esto afecta tanto a los hombres como a las mujeres envueltas. Según ella, muchas mujeres no tienen verdaderamente libertad de elección en el asunto.

“El noventa y nueve porciento de las mujeres que se hacen abortos piensan que no tienen otra elección,” dijo Morana. “Las mujeres dicen, ‘Mis padres me dijeron que me iban a botar de mi casa, que iba a perder mi beca y mi trabajo.’ Algunos jóvenes (el padre de la criatura) les dicen, ‘Si no te haces un aborto, me voy,’” dijo Morana. Después del aborto, como quiera, dejan a la mujer.

Otro asunto, señaló Morana, son los problemas psicológicos causados por los abortos tanto en las mujeres como en los hombres. Ella dijo que no es poco probable que después de un aborto las mujeres tuvieran problemas que pudieran llevarlas a trastornos alimenticios, “carga emocional”, e incluso al suicidio.

De acuerdo con Morana, con relación al aborto y los hombres, la “moneda tiene dos caras.” Mientras que algunos hombres tienen que hacer frente a los efectos de forzar o animar a tener un aborto, otros están en posición de saber que sus hijos fueron abortados contra su voluntad.

“El sufrimiento es el mismo,” dijo Morana. Sin embargo, los hombres tienden a empujarlo hacia el fondo.”

Para muchos hombres, el sufrimiento viene en forma de “oleada” cuando sus esposas tienen el primer hijo, dijo Morana. En ese momento muchos se dan cuenta que ya tienen un hijo que fue abortado, lo cual les produce un sufrimiento inesperado.

Morana ha estado intensamente envuelta por 20 años en el movimiento pro-vida. El Padre Frank Pavone, quien más tarde se convirtió en el Director Nacional de Sacerdotes por la Vida, era un sacerdote recién ordenado en la parroquia a la que su familia pertenecía. Él la invitó a que se uniera a él para dar consejería en una clínica de barrio para abortos.

El ver a las jóvenes – algunas de ellas con el embarazo lo suficientemente avanzado como para que notara – entrar y salir de la clínica fue algo revelador para Morana.

En aquel tiempo, Morana era lo que se llama un nuevo “regreso.” Morana había sido criada católica pero dejó la Iglesia, en su juventud,  durante los cambios del Vaticano II y “se dejó llevar por las cosas de ese tiempo,” dijo. Ella atribuye a las oraciones de su suegra en haber llegado a ser algo más que una católica de ramos y cenizas. Aunque aun se mostraba reacia en esa época a asistir a la Iglesia, ella dice que conoció al Padre Pavone, y en el transcurso de varios meses de estudio, él la ayudó con sus asuntos sobre la Iglesia y “regresó.”

Los años en que estuvo alejada de la Iglesia ahora motivan a Morana a aprovechar al máximo el futuro. “Cuando tú has tenido un ‘regreso,’  miras atrás a todos los años perdidos y quieres contribuir.”

En las dos décadas de trabajo pro-vida, Morana dijo que ve algunos cambios alentadores en la actitud de la sociedad hacia el movimiento y una toma de posición personal por la vida.
“Hay más personas que están dispuestos a escuchar sobre el aborto,” dijo. “El campo de misión está maduro.”

Ella cofundó la Campaña de Concientización No Mas Silencio con Georgette Forney, presidenta de Anglicanos por la Vida, para dar voz a aquellos que estaban sufriendo el dolor tanto físico como emocional después de haberse hecho un aborto. La organización no sólo anima los testimonios personales, sino que también ofrece programas para ayudar a sanar las heridas causadas por el aborto.

El clero necesita predicar contra el aborto, dijo Morana, añadiendo que, “El silencio no se interpreta a sí mismo.” Pero, igualmente importante, dice que los sacerdotes necesitan dejarle saber a sus congregaciones que la sanación está disponible, tanto espiritualmente mediante la Iglesia como física y emocionalmente a través de los programas disponibles.

“El 40 por ciento de las mujeres de 45 años han tenido un aborto” dijo ella. “En la Iglesia, una de cada tres mujeres han tenido un aborto. Nosotros no estamos condenando a las personas que se han hecho un aborto, las acogemos de regreso,” dijo Morana.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org