Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Encubrimiento

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, June 17, 2002

   
 

La industria del aborto está en problemas y es el momento de capitalizar esos problemas.

En todos los estados, los actos sexuales con menores son ilegales. Más aún, si un trabajador del sector salud sospecha que un menor ha sido abusado sexualmente, o es víctima de estupro o violación, la ley le impone la obligación de informar a las autoridades que la ley designa. (Recuérdese que para que exista estupro, no es necesaria una agresión, sino que es la edad lo que importa.)

Hace ya varios meses, mis amigos y colegas de Life Dynamics en Denton, Texas, han estado recopilando información sobre lo que haría una clínica de aborto si se encontrara frente una menor de edad que ha quedado embarazada de un adulto y demanda un aborto. El hecho que el aborto o control de la natalidad que la clínica vende sea "legal" no exime a los trabajadores de la clínica de la responsabilidad de informar. La ley requiere que el trabajador simplemente informe, no que investigue. En otras palabras, el mismo hecho de que la niña menor de edad esté embarazada indica que podría tratarse de abuso o un crimen. El trabajador de la salud no debe investigar si existió o no, simplemente debe reportar la posibilidad.

Lo que hizo Life Dynamics se encuentra descripto con sus propias palabras en el sitio www.childpredators.com: "Life Dynamics condujo una investigación encubierta en la que llamamos a 800 locales de Planned Parenthood y la Federación Nacional del Aborto en todo el país. Nuestro llamado presentó el caso de una niña de 13 años que había quedado embarazada de su novio de 22 años. La historia era que ella quería hacerse un aborto porque ni ella ni el novio querían que los padres se enteraran de la relación sexual. En todos los casos dejamos perfectamente claro cuales eran las edades de la niña y del novio. Tampoco había lugar a dudas sobre el motivo del aborto que era ocultar esta relación ilícita de los padres de la niña y de las autoridades. Los resultados fueron devastadores. Si bien varios trabajadores de la clínica abiertamente reconocieron que la situación era ilegal y que tenían que reportarlo a las autoridades, la gran mayoría enseguida aceptó ocultar esta actividad sexual ilegal. Algunos empleados de estas organizaciones además aconsejaron a quien llamó sobre las formas de evitar la detección, como eludir las leyes que obligan a que los padres intervengan, que decir, y que no decir cuando fueran a la clínica."

¿Qué debemos hacer entonces ?

Primeramente, diseminar información. La gente, especialmente los padres, tienen el derecho a conocer los riesgos que sus hijos y nietos enfrentan en las clínicas de aborto.

En segundo lugar, debemos sancionar leyes que impidan que estas clínicas y las organizaciones que las apoyan reciban fondos estatales y federales. Después de todo, quienes reciben estos fondos están obligados a usarlos de acuerdo con la ley federal y estatal.

En tercer lugar, deben iniciarse acciones judiciales masivas contra las clínicas por desarrollar estas actividades ilegales.

Juntamente con el cambio en las leyes y los corazones, simplemente necesitamos llevar a los aborteros a la quiebra.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org