Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Paz en la tierra

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, February 10, 2003

   
 

El otro día hubo una manifestación contra la guerra a unas cuadras de nuestras oficinas de Priests for Life. Decidí parar para conocer a los organizadores y participantes. Como se podrán imaginar eran gente amante de la paz.

Excepto uno.

Cuando estaba por irme, un hombre grande comenzó a gritarme. « ¡Yo se quién es Ud.! ¡Ud apoya a los terroristas anti-aborto! »

Esperé que me preguntara algo así como, « ¿No es cierto? », pero no preguntó nada. Simplemente dijo, en tono convencido, absoluto, y dogmático. Después de todo, el había leído un « estudio » sobre mi y Priests for Life que incluso fue « publicado en Internet » (¡Bueno, por supuesto, eso resuelve todo!)

Comencé a decirle a este hombre calmadamente que por muchos años he emitido declaraciones sobre la no-violencia, y que si bien estoy absolutamente opuesto al aborto, nunca he condonado el uso de la violencia como un medio para acabar con el aborto. El mismo « Internet » que contiene el estudio que el leyó tiene mis declaraciones contra la violencia.

« ¡Ud. es un mentiroso! », fue su respuesta.

No solamente no me ofreció dialogar, sino que cuando yo lo propuse, afirmó que yo mentía.

Así que finalmente señalé la contradicción. « Señor, » le dije, « Ud. está aquí con este grupo que se opone a la guerra. ¿Sabe Ud. cuál es la alternativa a la guerra? El diálogo. Por otra parte, cuando la gente rechaza el diálogo, y cuando deja de escuchar a su oponente y sin evidencia lo llama mentiroso, se echan las bases para la guerra. Ud. no tiene una actitud pacífica. »

Otros en el grupo pidieron perdón por el comportamiento de este hombre, y él se mantuvo parado enojado en silencio.

Que haya paz en la tierra y que empiece por mí. (Let there be peace on earth, and let it begin with me.) Cuando escuchamos la letra de esta canción familiar, podemos preguntarnos como puede comenzar la paz por nosotros personalmente e individualmente. Comienza por escuchar. Comienza por darle a la otra persona, especialmente al adversario, el beneficio de la duda. Comienza cuando cesamos de llegar a rápidas conclusiones sobre cada uno. Comienza cuando rehusamos hablar sobre una persona sin haber primero hablado con la persona, dándole la oportunidad de permitirnos conocerlo y entenderlo.

Como líder de una organización prominente, he aprendido que el mayor obstáculo para la colaboración y la unidad entre las organizaciones y dentro de la Iglesia son los juicios rápidos y desaprensivos. También lo llamo « juicio instantaneo » Oimos o leemos algo sobre un grupo o persona y pensamos que lo sabemos todo. Esa « instantanea » del grupo o persona está grabada en nuestra mente para siempre. No permitimos que cambie, y no nos permitimos aprender más. No permitimos que el grupo o la persona se presente a nosotros, ni les explicamos nuestras preocupaciones a ellos ni les pedimos una aclaración. Todo eso cuesta trabajo y lo encontramos inconveniente.

Sin embargo, esa es la carga de la paz.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org