Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Por donde empezamos

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, August 09, 2004

   
   "Al proteger la vida humana, "Debemos comenzar con el compromiso de nunca matar intencionalmente, ni participar en la matanza de cualquier vida humana inocente"".

Así dice uno de los documentos más abusados del Comité Administrativo de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos (US Conference of Catholic Bishops). El documento titulado Ciudadanos Comprometidos (Faithful Citizenship) es una herramienta útil para ayudar a la gente a prepararse para las elecciones. Pero como cualquier otra herramienta útil, sólo es útil cuando se utiliza correctamente.

Lamentablemente, muchos la han usado incorrectamente.

Hoy en la Iglesia hay algunos que se ufanan diciendo que debemos considerar "una amplia gama de asuntos" cuando votamos, que es verdad hasta allí, pero luego van más allá y afirman que todas las cuestiones tienen el mismo peso, lo cual no solamente es falso, sino ofensivo al sentido común.

Tomemos, por ejemplo, el "boletín de calificaciones" que fuera preparado recientemente por algunos senadores católicos, resumiendo su historial de votaciones sobre una variedad de temas, asignando a cada una un puntaje. Por supuesto que no hay problema para revisar y resumir como votan los funcionarios públicos. De hecho, el público merece mayor información de ese tipo. Sin embargo, el gran problema con el "boletín de calificaciones" es que otorga la misma ponderación a todas las cuestiones, luego no hay distinción entre la importancia de prohibir el aborto de parto parcial y la regulación del nivel de mercurio en los termómetros.

Ciudadanos Comprometidos refleja una amplia gama de asuntos, pero hace algunas distinciones (aunque no con la misma efectividad que el documento emitido en 1998 por la totalidad del episcopado, Living the Gospel of Life, Viviendo el Evangelio de la Vida, del cual, de hecho, toma la cita que estamos examinando). Ciudadanos Comprometidos nos dice donde empezar: nunca matar intencionalmente al inocente. Al identificar este punto de partida, el documento sienta las bases, establece una frontera absoluta, identifica un principio fundamental. Antes de considerar todas las cosas que tenemos que hacer para construir una sociedad justa, debemos identificar lo que no podemos hacer nunca. El reclamo de la vida humana inocente a la protección por parte de la sociedad es un reclamo sin el cual la sociedad jamás podría proteger otros intereses de la persona o satisfacer otras necesidades de la misma. Acertar en las otras necesidades mientras se está equivocado en el punto de partida es una fórmula para el fracaso en el servicio al bien común.

"Debemos comenzar con el compromiso de nunca matar intencionalmente". Con estas palabras los obispos señalan que hay más después del comienzo, del mismo modo que debe construirse más una vez que se han puesto los cimientos. Pero los cimientos tienen que ser sólidos. Si consideramos a los pobres, por ejemplo, nos damos cuenta que cualquier plan para darles comida adecuada, vivienda, salud y educación siempre presupone que no aceptamos la política de matarlos. Cualquier discusión sobre leyes que promueven el cuidado de los pobres asume que la ley protege sus vidas de una destrucción deliberada. "Debemos comenzar con el compromiso de nunca matar intencionalmente".

Las leyes que permiten el aborto engañan a la sociedad desde el punto de partida. Si no podemos proteger la vida, nunca tendremos éxito al tratar de mejorarla.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org