Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

El aborto y el abuso infantil – Primera parte

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, November 15, 2004

   
 

Nuestras promesas bautismales incluyen la renuncia a Satanás, a todas sus obras, "y a todas sus seducciones."

Una de sus seducciones al desatar el aborto sobre nuestra nación fue que de alguna manera la disponibilidad de este procedimiento haría disminuir la incidencia de abuso infantil. El razonamiento era del siguiente tenor: si se aborta a los niños no deseados sólo nacerán niños deseados, y como los niños deseados son menos susceptibles de ser abusados, ¡ entonces el abuso infantil disminuirá en un país con aborto a pedido!

Sin embargo era una promesa vacía. Ha ocurrido exactamente lo opuesto. Desde la legalización del aborto, el abuso infantil se ha incrementado.

La promesa contenía un error fatal, concretamente la premisa que los niños no deseados son más susceptibles de ser abusados. Como ya lo reportara en 1976 E.F. Lenoski, en realidad, lo opuesto es lo correcto. Es más probable que ocurran abusos entre niños "deseados." Philip Ney, psiquiatra canadiense, reporta resultados similares. Dice: "Cuando investigué la relación entre abuso infantil y aborto y reporté una correlación directa, la gente se enojó y se sorprendió. Parecía que la tasa de abuso infantil no disminuyó cuando el aborto estaba disponible libremente. De hecho, lo opuesto era verdad. En aquellas áreas de Canadá donde había bajas tasas de aborto, había bajas tasas de abuso infantil. A medida que aumentaban las tasas de aborto, también lo hacía el abuso infantil... En efecto, es un círculo vicioso. Así es, los padres que han participado en abortos tienen mayor propensión a abusar y abandonar sus hijos. Las madres y los padres que fueron abusados cuando eran niños tienen mayor propensión a abortar su hijo." (Deeply Damaged, p.91)

Lo primero que debemos notar al examinar la relación entre aborto y abuso infantil es que el aborto es abuso infantil. Desmembrar un niño nacido sería considerado ciertamente entre las peores formas de abuso. Los textos de medicina y los testimonios judiciales usan la misma palabra, "desmembramiento", para describir lo que se le hace al niño por nacer con el aborto. ¿Cómo es posible que esto no sea abuso infantil?

Permitir el abuso de un niño por nacer crea entonces una atmósfera en la que callada y secretamente se justifica el abuso de niños nacidos. El niño se convierte en el chivo expiatorio de nuestros conflictos no resueltos. Tal como los israelitas en el Antiguo Testamento cargaban sus pecados sobre un chivo, que después se enviaba al desierto, permitimos que el niño, particularmente cuando se encuentra todavía en el vientre, sufra por nuestros pecados.

Las dos formas de abuso infantil, sobre el no nacido (aborto) y el nacido, se refuerzan recíprocamente por mutua causalidad. El aborto genera más depresión post-parto, que inhibe la posibilidad de relacionarse con los niños subsiguientes. De igual modo las heridas por abuso encuentran eco luego durante la vida en el acto esencialmente auto-destructivo del aborto.

En columnas siguientes examinaremos estas conexiones más acabadamente. Debe notarse que aquí estamos hablando de dinámicas psicológicas y correlación estadística y eso no significa que toda mujer que se haya hecho un aborto será una mala madre.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org