Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

La regla de oro

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, June 04, 2007

   
 

“Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos.” (Mateo 7:12)

Esta enseñanza de Jesús, llamada la Regla de Oro, permite evaluar con relativa facilidad la manera como debemos tratar a los otros, especialmente a los necesitados. Jesús nos dice que esto es válido en toda circunstancia. Eso incluye las estrategias pro-vida.

 

“Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédeselo también vosotros a ellos.” Se aplica cuando los otros son niños por nacer, viviendo y creciendo en el vientre de sus madres, a punto de ser abortados. Tenemos que hacerles a ellos lo que querríamos que otros hicieran por nosotros si estuviéramos en la misma situación.

 

Una vez le pregunté a una persona pro-aborto si hubiera preferido haber sido abortado. Su respuesta fue, “no me hubiera dado cuenta de la diferencia.” De esa manera evitó contestar la pregunta, que era si preferiría (ahora) haber sido abortado (entonces); no le pregunté que hubiera sabido o dejado de saber en aquel momento.  En otras palabras, si Ud. estuviera en peligro de perder su vida y no pudiera protegerse, ¿qué le gustaría que hicieran por Ud. los otros?

 

La respuesta de cualquier persona en su sano juicio es que querría que otros lo rescataran, lo salvaran. Según la enseñanza de Jesús tenemos que efectivamente salvar y rescatar a los niños por nacer. “Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédeselo también vosotros a ellos.” Sin embargo, muchos creyentes no siguen el consejo de Jesús.

 

Si estuviéramos en peligro, ¿acaso no querríamos que otros hablaran por nosotros, aún frente a la posibilidad del ridículo, la oposición o acusaciones de fanatismo y obsesión con un tema? La respuesta es: sí. Si estuviéramos en peligro, ¿acaso no querríamos que los predicadores convocaran a la gente para que ayudara a proteger nuestras vidas? La respuesta es: sí. Si estuviéramos en peligro, ¿acaso no querríamos que los funcionarios públicos y los candidatos a cargos públicos se encargaran de salvar nuestras vidas y restaurar la protección que nos ha sido denegada? La respuesta es: sí.

 

Entonces, si seguimos las enseñanzas de Jesús, sabemos lo que tenemos que hacer. “Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédeselo también vosotros a ellos.”

 

Muchas personas pro-vida pierden un montón de tiempo y sueño calculando el riesgo que deberían tomar en sus actividades pro-vida: cuanta gente pueden ofender, cuantas posiciones pueden perder y en cuantos problemas legales pueden verse envueltos. Es tiempo de dejar de calcular. “Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédeselo también vosotros a ellos.” Hágase una pregunta sencilla. “¿Si fuera mi vida la que estuviera en peligro, cuánto riesgo querría que los otros tomasen para salvarme?”

 

Algunas personas, incluyéndome a mi mismo, estamos evaluando si debemos intervenir físicamente para bloquear las puertas de los abortuarios con el objeto de proteger a los bebés de los instrumentos que los matarán. Las palabras de Jesús nos dan una respuesta que nos incomoda. “Todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédeselo también vosotros a ellos.”

  

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org