Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Cinco mandamientos

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, September 24, 2007

   
 

El éxito de nuestros esfuerzos a favor de la vida depende en gran medida de nuestra humildad. Hay cinco mandamientos que determinan que nuestros esfuerzos como líderes o participantes en grupos pro-vida sean más eficaces.

 

1. Mantenga una actitud dialogante sobre la oportunidad de las distintas estrategias y tácticas aplicables. Por ejemplo, ¿será este el mejor momento para introducir proyectos de ley que prohiban complementamente el aborto en un estado aún sabiendo que esas leyes serán anuladas por una corte? Se trata de una cuestión de estrategia, no hay dogmas en juego y puede haber desacuerdos. Hay mucha gente buena a favor de la vida que puede tener opiniones divergentes con respecto a esta cuestión. Quienes están convencidos que hay que trabajar a favor de esas leyes deben hacerlo con gracia y con coraje y aquellos que no están convencidos no deben criticar al resto.

 

¿Deben mostrarse imágenes de niños abortados en público? Una vez más, puede ser que no haya acuerdo. Sin embargo mientras siga vigente la primera enmienda y no haya un mandamiento en la Escritura que prohiba esta táctica, aquellos que piensan que no es una buena idea no deberían lanzarse en una cruzada dogmática para acabar con esta práctica.

 

Nunca debe confundirse autoridad con conocimiento. Simplemente que un obispo, por ejemplo, tenga autoridad en la Iglesia, no significa que sepa cual es la mejor estrategia pro-vida y el hecho de que un abogado haya sido contratado por un obispo, no determina que su asesoramiento legal se convierta en dogma cuando el obispo lo reciba.

 

2. Alégrese cuando otros que no están en su grupo hagan un trabajo similar. En Marcos 9: 38-40 leemos: “Juan le dijo: ‘Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y se lo hemos prohibido porque no viene con nosotros.’ Jesús contestó: ‘No se lo prohibáis, pues no hay nadie que haga un milagro en mi nombre y pueda a continuación hablar mal de mí: el que no está contra nosotros, con nosotros está.’”

 

El problema era que éste hombre que no se identifica no trabajaba en la misma oficina que Juan y el resto de los apóstoles. Pertenecía a una organización diferente. Los apóstoles cayeron en la trampa de los “feudos.” Se olvidaron que Dios es soberano, que el Espíritu se mueve donde quiere y que no se puede encerrar la palabra de Dios. Estamos llamados a hacer el trabajo de Dios, no a controlar el trabajo de Dios. (Para un historia similar, véase Números 11:24-29).

 

3. Recuerde que Ud. no es dueño de sus donantes. Dios es el dueño. La gente que dona a la causa pro-vida lo hace libremente y a menudo dona a más de una organización. Lo hace porque ve que el trabajo se hace y está teniendo impacto. Si quiere que un donante le siga dando dinero, asegúrese de hacer aumentar el impacto de su trabajo. Recuerde, el dinero no es una torta, que tiene un número limitado de porciones, ¡sino un río que fluye!

 

4. No pregunte que pueden hacer los otros grupos por el suyo, más bien pregunte que puede hacer Ud. por los otros grupos.

 

5. Recuerde cuantas metas podemos alcanzar juntos si no dejamos de calcular quien recibirá el aplauso.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org