Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Una vez que es un embrión…

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, June 30, 2008

   
  Los obispos de los Estados Unidos han emitido una declaración clarísima sobre la investigación con células madre (stem cells)

No trata de los matices científicos de la cuestión, sino que ayuda al lector a concentrarse en las cuestiones morales que involucra. La declaración no está pensada como una condena, sino como una explicación. No rechaza la investigación ni aquellos que podrían beneficiarse con esa investigación, sino que llama a buscar el bien de los mismos individuos preservando las estándares morales que protegen su dignidad y la del resto de nosotros.

Esta declaración nos recuerda que hay grandes esperanzas médicas puestas en terapias que utilizan “células madres de adultos”, que “pueden obtenerse sin dañar al donante y sin ningún problema ético.”

Por otra parte, si se destruyen vidas humanas para alcanzar lo que algunos consideran el bien superior que significa curar una enfermedad, al usar ése argumento se socava la dignidad misma de la gente que se intenta ayudar. “La misma ética que justifica tomar algunas vidas para ayudar hoy al paciente de Mal de Parkinson o Alzheimer puede usarse para sacrificar a ése mismo paciente mañana, si su supervivencia se considera desventajosa para otros seres humanos.”

Al considerar las dudas que muchos tienen sobre la humanidad real del embrión, la declaración nos recuerda: “De la misma manera que cada uno de nosotros ha sido adolescente, niño, recién nacido y un niño en el vientre, todos hemos sido alguna vez un embrión.

Y a quienes reconocen la humanidad del embrión pero no su derecho a la protección, los obispos advierten: “Si derechos fundamentales como el derecho a la vida se fundan en habilidades o cualidades que pueden aparecer o desaparecer, crecer o disminuir y ser mayores o menores en diferentes seres humanos, entonces no hay derechos humanos inherentes a la persona, no hay auténtica igualdad sino privilegios de los más fuertes.”

En el fondo los seres humanos nunca pueden ser considerados como un medio hacia un fin o un mero objeto de investigación. El límite moral de la actividad humana en cada ámbito se resume diciendo que las personas no son cosas. Cada ser humano es una persona humana y una persona nunca es un producto. Desde la pornografía hasta el aborto, desde la opresión hasta la guerra injusta, desde el Holocausto hasta la destrucción de embriones, en todo esto se observa la violación del mismo principio. La única respuesta adecuada a la persona humana es el amor.

La Iglesia no se opone a la investigación o al progreso de la ciencia médica. En efecto, esta declaración es una afirmación de esa realidad, porque al reafirmar las claras líneas morales que la investigación nunca debe traspasar, la Iglesia alienta a los investigadores a trabajar con más ahínco para descubrir alternativas que provean los beneficios que todos buscamos preservando los cimientos morales que proveen los argumentos para la búsqueda de esos beneficios. Y esas alternativas están viendo la luz, un hecho que puede ayudar aún a aquellos que justifican la destrucción de embriones a darse cuenta que no hay razón para emprender ese camino.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org