Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

"Por encima de mis posibilidades"

 

Fr. Frank Pavone
National Director of Priests for Life

   
  Monday, August 25, 2008

   
   Hace poco nos sorprendieron con la afirmación de Barack Obama que dice que la pregunta sobre el momento a partir del cual un bebé tiene derechos humanos está más allá de sus posibilidades. En un foro en la iglesia Saddleback dijo: “... ya sea que uno lo mira desde una perspectiva teológica o desde una perspectiva científica, la respuesta específica a esa pregunta... está por encima de mis posibilidades.”

Eso es, por supuesto, exactamente lo mismo que dijo la Corte Suprema en Roe vs. Wade, la decisión que legalizó el aborto en los Estados Unidos durante los nueve meses de gestación. Frente a una pregunta incómoda, la mayoría respondió:

“No tenemos que resolver la difícil cuestión sobre el comienzo de la vida. Cuando aquellos que han sido entrenados en las disciplinas médicas, filosóficas y teológicas son incapaces de alcanzar consenso, a esta altura del desarrollo del conocimiento humano, el poder judicial no está en condiciones de especular sobre la respuesta a esta pregunta.” [410 U.S. 113, 159]

¿Qué debemos pensar de quienes se expresan de esta forma? ¿Es un vicio o una virtud? ¿Acaso hacen un esfuerzo deliberado para evitar jugar a ser Dios, o demuestran una cobarde falta de voluntad de afirmar los derechos de otros seres humanos?

Algunos dicen que el gobierno no debería involucrarse en la decisión privada y personal del aborto. No saben lo acertados que están. El gobierno se “involucró demasiado” en la decisión de abortar cuando la legalizó. A pesar de su profesión de ignorancia sobre el hecho de que lo que se aborta sea una vida humana que ya ha comenzado, la Corte Suprema declaró sin embargo que “la palabra ‘persona’ tal como se usa en la decimocuarta enmienda, no incluye a los no nacidos.” [410 U.S. 113, 158]. ¿A qué nivel del gobierno reside la posibilidad de definir los límites de los derechos humanos y los límites a la protección de la familia humana? ¿Desde cuándo el gobierno determina quien califica para tener derechos humanos?

Apelar a la ignorancia sobre quien tiene derechos humanos es un abandono escalofriante de la propia responsabilidad. Algunos podrán pensar que es un esfuerzo para “no jugar a ser Dios” pero en realidad es exactamente lo opuesto: creerse dios. Podemos decir que no estamos decidiendo, pero en realidad no podemos escapar a la decisión, o protegemos a cada ser humano o empezamos a decidir a quien excluir.

Esto suscita dos pensamientos. Uno de sentido común y otro a partir de la Sagrada Escritura. El sentido común nos dice que si alguien está cazando y no sabe si lo que se mueve atrás de un arbusto es un oso o un hombre, debe evitar disparar hasta que esté seguro. En otras palabras, la duda lleva a multiplicar las precauciones, nunca a abandonarlas.

Más aún, la Escritura nos dice que el hombre que cometió el primer asesinato dijo ser ignorante sobre el destino de aquel a quien había matado. “¿Dónde está tu hermano?”, le preguntó Dios a Caín. “No se”, fue su respuesta. Era mentira y como tal no excusa a Caín ni a la Corte Suprema ni a nadie más a eludir su responsabilidad en la protección de sus hermanos más vulnerables.

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org