Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Los demócratas abandonan a los católicos

 

Cardinal Timothy Dolan
Archbishop of New York

   
  Thursday, March 22, 2018

   
 
Si valoras la educación religiosa o la santidad de la vida, no eres bienvenido en el partido.
 
Por Cardenal Timothy Dolan
22 de marzo de 2018 7:29 p.m. ET
 
Un par de eventos en las últimas semanas me hicieron pensar en dos personas que tuvieron un efecto tremendo en la Arquidiócesis de Nueva York y en los EE. UU. De manera más amplia. Vale la pena recordar su testimonio, especialmente en este momento político.
 
La fiesta del sábado pasado de San Patricio, el santo patrón de nuestra catedral y arquidiócesis, me recordó al arzobispo John Hughes. Como primer arzobispo de Nueva York (1842-64), "Dagger John" mostró una dramática reverencia por la dignidad de los inmigrantes irlandeses. Miles de personas llegaban diariamente a Nueva York, sin un centavo, muriendo de hambre y, a veces, enfermos, solo para encontrarse con hostilidad, intolerancia e injusticia.
 
Como inmigrante, Hughes defendió proféticamente y enérgicamente la dignidad de los inmigrantes. Debido a que las escuelas en esa época eran hostiles a estos inmigrantes, él inició escuelas católicas para proporcionar a los niños una buena educación sensible a su religión y para prepararlos como ciudadanos patrióticos y responsables. Las escuelas funcionaron. Muchos permanecen abiertos hasta este día, su misión sin cambiar.
 
El segundo evento fue el reciente funeral de una gran mujer afroamericana, Dolores Grier. Convertida al catolicismo, fue nombrada vicerrectora de la arquidiócesis hace tres décadas por el cardenal John O'Connor; ella fue la primera mujer laica y la primera mujer en ocupar el puesto de prestigio. Grier trabajaba apasionadamente sobre los derechos civiles, especialmente el derecho a la vida de los bebés nonacidos. Ella nunca perdió la oportunidad de defender sus derechos a la vida. 
 
Grier atribuyó su sensibilidad provida al reverendo Jesse Jackson, quien predicó que el aborto era un acto de genocidio en contra de las minorías. No envalde, observó ella a menudo, que los abortuarios se agruparan en barrios negros pobres. Las estadísticas de hoy confirman su observación: en 2013 hubo más bebés negros abortados en la ciudad de Nueva York (29.007) que nacieron aquí (24.758), según un informe del Departamento de Salud e Higiene Mental de la Ciudad de Nueva York. 
 
Los valores que tanto apreciaban el arzobispo Hughes y Dolores Grier -la dignidad y la santidad de la vida humana, la importancia de las escuelas católicas, la defensa de los derechos civiles de un bebé- fueron, y aún son, ampliamente aceptados por los católicos. Esto a menudo llevó a los católicos a convertirse en demócratas leales. Recuerdo que mi propia abuela me susurraba: "Nosotros los católicos no confiamos en esos republicanos".
Tal ya no es el caso, una causa de tristeza para muchos católicos, yo incluso. Las dos causas tan vigorosamente promovidas por Hughes y Grier -las necesidades de los niños pobres y de clase media en las escuelas católicas, y el derecho a la vida del bebé no nacido- han sido rechazadas por el partido de nuestra juventud. Un estimado demócrata pro-vida en Illinois, el representante Dan Lipinski, efectivamente fue incluido en la lista negra por su propio partido. El año pasado, el presidente del Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, insistió en que los candidatos provida no tienen lugar en el moderno Partido Demócrata.
 
Es particularmente serio para nosotros aquí en el estado que Hughes y Grier orgullosamente llamaron su hogar terrenal. En los últimos años, algunos demócratas en la Asamblea del estado de Nueva York bloquearon repetidamente la legislación de créditos fiscales para la educación, lo que habría ayudado a las familias de clase media y de bajos ingresos a elegir escuelas católicas u otras escuelas no públicas para sus hijos. Oposición a la ley reduce la capacidad de las escuelas católicas del estado para continuar su misión de servir a los pobres, muchos de ellos inmigrantes.
 
Más serio todavía, lo que ya es la licencia de aborto más radical en el país pronto podría ampliarse aún más morbosamente. Por ejemplo, según la propuesta Reproductive Health Act, no se requerirá que los médicos cuiden de un bebé que sobrevive a un aborto. El recién nacido simplemente podría morir sin ninguna implicación legal. Y los abortos serían legales hasta el momento del nacimiento.
 
Lo que antes se consideraba la "gran carpa" del Partido Demócrata ahora parece una tienda de campaña. Annafi Wahed, ex miembra del personal de Hillary Clinton, recientemente escribió en un periódico sobre su experiencia asistiendo a la Conferencia de Acción Política Conservadora (Conservative Political Action Conference). Ella felicitó a los asistentes conservadores, señalando que la mayoría la hizo sentir bienvenida en su reunión. Escucharon atentamente sus puntos de vista, una cortesía, tenía que admitir, que no les serían dados en una reunión de liberales políticos.
 
Yo soy un pastor, no un político, y ciertamente he tenido discusiones y decepciones con los políticos de los dos partidos principales de Estados Unidos. Pero me entristece y debilita la democracia que millones de estadounidenses aprecian, cuando el partido que alguna vez abrazó a los católicos ahora nos cierra la puerta.
 
Al arzobispo Hughes, a la señora Dolores Grier y a mi abuela Dolan, lamento tener que escribir esto. Pero no es tan triste como lo es saber que es verdad.
 
El cardenal Dolan es arzobispo de Nueva York.
Apareció en la edición impresa del 23 de marzo de 2018.
Translation by Priests for Life.
   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 236695 • Cocoa, FL 32923
Tel. 321-500-1000, Toll Free 888-735-3448 •
cartas@sacerdotesporlavida.org