Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Gosnell: Loco o lógico?

 

Fr. Frank Pavone
National Director, Priests for Life

   
  Monday, May 06, 2013

Escuche
   
 

Los detalles que están surgiendo del juicio del proveedor de abortos Dr. Kermit Gosnell en Filadelfia son brutales e inquietantes. No sólo es acusado de matar a una mujer que vino para hacerse un aborto, pero también por el asesinato de siete bebés nacidos con vida, que, según el informe del gran jurado, fueron asesinados al cortárseles la espina dorsal. (Informe del gran jurado, corte de súplicas comunes, primer Distrito Judicial de Pensilvania, División de juicio penal, diversos Nº 0009901-2008, 14 de enero de 2011).

 

No estoy diciendo que nadie sea responsable por las acciones de Gosnell mas que el mismo Gosnell. Pero sí estoy sugiriendo que un cierto clima y un determinado conjunto de presuposiciones, se ha engendrado  por nuestras propuestas públicas actuales referentes al aborto al igual que los argumentos presentados para justificarlo; y si estamos horrorizados por lo que les hizo Gosnell a estos bebés, tenemos que examinar que podría ser esa conexión.

 

Estadísticas del Instituto Guttmacher muestran que algunos 18.150 abortos anuales en los Estados Unidos se hacen legalmente hasta las 21 semanas de embarazo y más allá (guttmacher.org/pubs/fb_induced_abortion.html). Estos son bebés del tamaño de un plátano grande.

 

Una de las más inolvidables conversaciones que he tenido fue con el proveedor de aborto Dr. Martin Haskell de Ohio, que realiza abortos en las últimas etapas del embarazo. Le pregunté cómo puede justificar haciendo tal cosa. Me dijo: "No sé cuando la creatura recibe su alma".

 

También recuerden lo que el abortista de embarazos tardíos  Dr. James McMahon dijo una vez: "después de 20 semanas francamente ya es una creatura en mi opinión, yo realmente agonizaba  sobre esto. ... Por otro lado, tengo otra posición, que creo que es superior en la jerarquía de preguntas, y esa es: ¿quién es la dueña de la creatura? Tiene que ser la madre." (Entrevista con American Medical News, 05 de julio de 1993).

 

Noten que no estamos escuchando un argumento que niega que estas creaturas son bebés humanos y vivientes, sino más bien que existe tal cosa como un bebé que no merece la protección de la ley. Me parece que esta dicotomía comienza con la doble afirmación en Roe vs Wade que, por un lado, "No necesitamos resolver la difícil cuestión de cuándo comienza la vida" [410 US 113, 159], pero por el otro, "la palabra 'persona', como se utiliza en la Decimocuarta Enmienda, no incluye a los no nacidos" [410 US 113, 158].

 

Así que algunos seres humanos no tienen que ser considerados como personas. La dificultad, por supuesto, es trazar una línea clara y tener una justificación clara para esa línea. Y tenemos  pruebas de sobra de que tan peligrosamente flexible puede ser esa línea.

 

El estado de la Florida está trabajando para aprobar una propuesta que protegería a los bebés después de que nacen con vida a consecuencia de un fallido intento de aborto. Ya tenemos esta ley a nivel federal. Es la “Born-Alive Infants Protection Act” o "Ley de protección de bebés nacidos con vida". Como parte del testimonio legislativo de la propuesta en Florida, una cabildera de Planned Parenthood llamada Alisa LaPolt Snow declaró a finales de marzo y se le hizo esta pregunta: "Si un bebé nace en una mesa a consecuencia de un aborto fallido, ¿qué le gustaría a Planned Parenthood que le pasará a ese niño que está luchando por su vida?" Ella respondió, "Creemos que cualquier decisión que se tome debe dejarse a la mujer, a su familia y al médico". (Weeklystandard.com/blogs/video-planned-parenthood-official-argues-right-post-birth-abortion_712198.html).

 

Y aproximadamente un año antes, el Journal of Medical Ethics publicó un artículo de Alberto Giubilini y Francesca Minerva titulado, "aborto post-natal: ¿por qué dejar que viva el bebé?" (23 De febrero de 2012). Los autores declaran, "el estatus moral de un niño es equivalente a la de un feto en el sentido que ambos carecen de esas propiedades que justifican el atribuirles el derecho a la vida que se le da a una persona". 

 

Como admiten los autores, esta afirmación no es algo nuevo. El moralista polémico Peter Singer dijo hace tiempo: "En la ubicación del bebé dentro o fuera del útero, no existe ninguna crucial diferencia moral" ("On Letting Handicapped Babies Die" o "Referente al tema de dejar que mueran los bebés discapacitados ") y que, para ser coherentes, hay "sólo dos posibilidades", es decir, "oponerse al aborto, o permitir el infanticidio" ("Rethinking Life and Death"  "Reconsiderando la vida y la muerte, pg. 210).

 

En los últimos años, la legislación federal está intentando frenar el apoyo del infanticidio, como lo expresa la mencionada "Born Alive Infants Protection Act," promulgada en 2002 y el "Partial-Birth Abortion Ban," o "Prohibicion de Abortos de Nacimiento Parcial" promulgada en 2003 y confirmada por el Tribunal Supremo en el 2007.

 

Pero el "ser la ley" no es un argumento suficiente para resolver la tensión peligrosa creada al permitir que los niños sean asesinados en ciertas etapas a consecuencia de razonamientos que ya no aplican a los mismos niños en etapas posteriores.

 

Kermit Gosnell está pasando por su juicio en Filadelfia por haber "cortado" las espinas dorsales de bebés que estaban programados para ser abortados pero que nacieron vivos en su clínica de aborto. ¿En realidad está loco, o es que simplemente está siguiendo la lógica de una industria basada en la afirmación que la decisión de la madre está por encima de cualquier derecho a la protección que tiene el bebé?

   
  Atrás
 



Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org