Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Celebración de la Epifanía del Señor - Ciclo B

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: El mundo entero ha sido llamado a reconocer que Jesús es El Señor. Agradecidos por nuestra fe, traemos nuestras peticiones ante Él.

Diácono / Lector:

Para que la Iglesia revele sin descanso la Gloria de Cristo a todas las naciones y gentes que todavía no lo conocen, roguemos al Señor...

Para que la manifestación de la Gloria de Cristo ayude a todas las naciones a reconocer también la santidad de cada vida humana, roguemos al Señor…

Para que los misionarios encuentren nuevas fuerzas a través de la celebración de la Epifanía y puedan disfrutar del apoyo de los Cristianos, roguemos al Señor...

Que el pueblo de Dios pueda descubrir más profundamente el misterio de la Eucaristía, y así adorar al Señor como lo hicieron los reyes magos en aquellos tiempos, roguemos al Señor...

Para que los que padecen de alguna enfermedad descubran en sus sufrimientos una manifestación de la Pasión de Cristo, roguemos al Señor...

Para que todos los que han fallecido compartan ya la Gloria eterna, roguemos al Señor...

Celebrante:

Padre,
Confiamos en tu cuidado amoroso.
Enséñanos tu Gloria,
incrementa nuestra Fe,
y concédenos tu Paz.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen

Adiciones para el boletín:
 

Vida: Una “Epifanía” de Dios

“La vida es siempre un bien. … ¿Por qué la vida es un bien? Esta pregunta se encuentra en todas partes en la Biblia, y desde las primeras páginas recibe una poderosa y sorprendente respuesta. La vida que Dios da al hombre es muy diferente a la vida de todas las otras criaturas vivientes, aun cuando el hombre haya sido formado del polvo de la tierra (Gen 2:7, 3:19; Job 34:15; Salmo 103:14; 104:29), es una manifestación de Dios en el mundo, un signo de su presencia, un destello de su gloria (Gen 1:26-27; Salmo 8:6). Esto es lo que San Ireneo de León quería enfatizar en su célebre definición: ‘El hombre, el hombre vivo, es la gloria de Dios.’ Al hombre se la ha dado una sublime dignidad, basada en el íntimo vínculo que lo une a su Creador: “en el hombre brilla un reflejo del propio Dios. (El Evangelio de la Vida, no. 34).

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Is 60:1-6
Efesios 3:2-3a, 5-6
Mt 2:1-12

La oración inicial y final, el Prefacio, y las lecturas de la fiesta de hoy todas trabajan fuertemente unidas para permitirnos comunicar el mensaje de la santidad de la vida. La Epifanía es sobre la “revelación” y “manifestación,” y esto, es por supuesto lo que Cristo hace. No solamente nos revela al Padre sino que nos revela a nosotros mismos quiénes somos. Él nos muestra que esta naturaleza humana nuestra, que puede ser problemática y gravosa, de hecho ha sido renovada. El Prefacio proclama, “Tú nos renuevas por la gloria de su naturaleza inmortal.” Esto, en verdad es “la promesa en Cristo Jesús por medio del Evangelio” que Pablo proclama a los Efesios en la segunda lectura. Como dice la oración inicial en la Misa de la Vigilia, es una promesa que Dios nos va a permitir “alcanzar el resplandor de nuestra morada eterna.” La muerte ya no es la última palabra para la familia humana, y este regalo es compartido no sólo por una nación o un pueblo, sino por toda la humanidad.

El ofrecimiento universal de la salvación de Dios se extiende a aquellos que todavía están en el vientre. La Epifanía no solamente nos dice que no hay fronteras raciales o étnicas ante el llamado de Dios, sino que no hay fronteras artificiales entre los “nacidos” y los “no nacidos,” “los deseados” y “los no deseados,” “convenientes” o “inconvenientes.”

Más aun, la “epifanía”  más necesitada en nuestros tiempos es la habilidad de ver mas allá de las apariencias de aquellos se son más pequeños y más débiles, y más allá de las ilusiones creadas cuando algunos son declarados por la ley “no personas.” Atravesando toda esta oscuridad y esta neblina está la clara luz de Cristo, la cual brilla sobre cada vida humana sin excepción, llevando a esas vidas el amor de Dios y dándonos a nosotros la sagrada obligación de también nosotros amarlos.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org