Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Segunda Semana de Cuaresma - Ciclo B

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: San Pablo nos recuerda que Dios esta siempre presente en todas nuestras necesidades. Presentémoselas pues a ese Dios que es generoso y compasivo.

Diácono / Lector:

Para que durante la Cuaresma, la Iglesia en todo el mundo busque la renovación de mente y espíritu, roguemos al Señor...

Para que los lideres de la Iglesia inspiren a la gente con un digno comportamiento del buen Cristiano y  con su servicio al Evangelio, roguemos al Señor...

Para que los lideres civiles tengan siempre en mente la protección de los derechos de la gente que ha sido escogida a servir, roguemos al Señor...

Para que así como vieron los apóstoles la Gloria de Dios en Jesús, nosotros también la veamos en toda vida humana, hasta en los frágiles y débiles y reconozcamos que la vida es un reflejo de la Gloria de Dios, roguemos al Señor...

Para que los enfermos unan su sufrimiento al sufrimiento de Cristo quien carga con nuestras penas, roguemos al Señor...

Para que todos los que han fallecido y esperen el día de la perfección, compartan el triunfo de Cristo, roguemos al Señor...

Celebrante:

Padre, Confiamos en tu gran amor y misericordia.
Te rogamos que atiendas nuestras suplicas por
Tu Hijo nuestro Señor Jesucristo. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

Una Cuaresma Pro-Vida

La práctica tradicional de “hacer penitencia para la Cuaresma” es una práctica de renuncia; nuestro Señor dijo que para seguirlo a Él, debemos negarnos a nosotros mismos. Esto significa decir NO a nosotros mismos y SÍ a Dios y a los demás. Esto invierte el patrón del pecado, el cual le dice SÍ a nosotros mismos y NO a Dios y a los demás. En nuestra cultura, el más violento NO a Dios y a los demás, es el aborto. Alrededor de tres mil veces por día en nuestra nación, la gente dice NO a un bebé por decir SÍ a sus temores o a sus planes. En esta Cuaresma, como práctica de penitencia, pensemos en estos niños. Ofrezcamos nuestros sacrificios por ellos. Que todos puedan decir SÍ a Dios y SÍ al no-nacido. Para más ideas acerca de cómo fomentar el respeto por los no-nacidos en esta Cuaresma, visite www.sacerdotesporlavida.org.

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Gn 22:1-2, 9a, 10-13, 15-18
Rom 8:31b-34
Mk 9:2-10

Ya era un milagro que Abraham y Sarah tuvieran un hijo, Isaac. Su nombre significa “risas”, porque cuando Dios les prometió que iban a tener un hijo, Abraham, que tenía 99 años de edad y Sarah, 90, rieron a carcajadas. Y aún así sucedió. A Abraham lo llamaban “Abram” (“padre glorificado”), pero Dios cambió su nombre a “Abraham” (“padre de muchos”). Por lo tanto, Isaac fue el comienzo de la realización de esta maravillosa promesa de que Abraham tendría tantos descendientes como la infinidad de estrellas del cielo.

Qué prueba más difícil cuando Dios le dijo que iba a tomar ese hijo único para sí mismo. ¿Cómo se haría realidad la promesa de Dios? ¿Y por qué lo haría, teniendo en cuenta su promesa? Aun así, a pesar de las preguntas sin respuestas, Abraham confió y obedeció. Él es, verdaderamente, nuestro “padre en la fe”.

Dios le puso a Abraham esta prueba como un anuncio de Cristo. El Padre eterno daría su propio Hijo para la vida del mundo. Pero, nuevamente, ¿cómo podría hacer una cosa así? La pregunta sobre Isaac recién resuena, siglos más tarde, en el Calvario. Si el Padre ama a su Hijo, ¿cómo podría sacrificarlo en la madera de la cruz?

La respuesta, como la expresó Tomás de Aquino, reside en el hecho de que Dios llenó  a su Hijo con tanto amor, que este pudo sacrificarse por nosotros. No hay enemistad alguna entre el Padre y el Hijo. Solo hay amor, un amor que impulsa al Hijo a entregarse por los demás. Cristo dijo acerca de su propia vida: “Tengo autoridad para darla, y tengo autoridad para tomarla de nuevo”. Hablaba del poder del amor.

Ese es el poder que está en el centro de la Cultura de la vida. Es un amor por el cual nos sacrificamos por los demás. Es un amor que, como el amor que Dios le demostró a Abraham, destaca la vida por sobre la muerte. Es un amor que ve y comprende que, en cada circunstancia, Dios está con nosotros (2da lectura) y que nadie puede estar contra nosotros, es decir, nadie puede prevalecer y hacernos el máximo daño. Siempre tenemos el poder de hacer lo que está bien, de evitar la injusticia y de recibir la vida. La Cuaresma es la oportunidad de ejercitar la fe, la confianza, el amor que necesitamos para hacer precisamente eso. Y aun así no hay un mero ejercicio de la voluntad. Es la respuesta al regalo de Dios en Cristo Jesús, el Hijo único muy amado a quien escuchamos y el único a quien debemos obedecer.

 


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org