Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

5º Semana de Pascua - Ciclo B

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Jesús nos enseña que dependemos del amor de Dios y de uno al otro. Con valor y fe, le presentamos nuestras necesidades al Padre.

Diácono / Lector:

Para que la Iglesia siga dando a conocer a Jesús al mundo entero a través de obras de esperanza y de amor, Roguemos al Señor…

Para que los lideres mundiales cooperen los unos con los otros para alcanzar la paz y la prosperidad de todos, Roguemos al Señor…

Para que los obispos y sacerdotes se mantengan fieles a la proclamación del evangelio aun frente a las adversidades, Roguemos al Señor...

Para que nuestro amor se exprese en acciones concretas visitando a los enfermos, alimentando al hambriento, y protegiendo a los no nacidos, Roguemos al Señor…

Para que cada miembro de nuestra comunidad parroquial lleve a cabo su llamado de ayudar generosamente compartiendo su tiempo, su talento y sus tesoros, Roguemos al Señor…

Por todos los que viven en Cristo y siguieron sus mandamientos en la vida para que sean parte de la cosecha de almas de Dios en el Ultimo Día, Roguemos al Señor…

Celebrante:

Padre Santo, sembrador de la viña, te solicitamos que Tu Espíritu trabaje en nosotros para
que podamos dar los frutos que se necesitan para Tu reino. Te lo pedimos por Cristo
nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

Dios no hace distinciones

El 27 de febrero del 2006, el Papa Benedicto XVI dijo lo siguiente al dirigirse a la Academia Pontifica por la Vida: “Los libros sagrados, de hecho, muestran el amor de Dios por cada ser humano aún antes de ser formado en el vientre de su madre.” “Antes de que te formaras dentro del vientre de tu madre yo te conocía y te consagré” (Jeremías 1:5), le dijo Dios al profeta Jeremías. Y el salmista reconoce con gratitud: “Tú formaste mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Te alabaré, porque formidables y maravillosas son tus obras. Tú me conoces bien” (Salmo 139[138]: 13-14).

Esas palabras adquieren su significado rico y completo cuando uno piensa que Dios interviene directamente en la creación del ama de cada nuevo ser humano.
El amor de Dios no hace distinción entre un infante acabado de concebir que aun esta en el vientre de su madre o un niño, un joven, un adulto, o un anciano. Dios no hace distinción entre ellos porque ve en cada uno su propia imagen y semejanza (Génesis 1, 26).

Él no hace distinción porque percibe en todos ellos un reflejo de la cara de su único Hijo engendrado, “a quien Él escogió…antes de la fundación del mundo… Él nos destinó en amor a ser sus hijos…de acuerdo al deseo de su voluntad” (Efesios 1:4-6).

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Acts 9:26-31
1 Jn 3:18-24
Jn 15:1-8

Las palabras del Señor en el pasaje del Evangelio de hoy hablan de lo que la Pascua ha logrado: una nueva comunidad humana, que nace del Espíritu y se llena de la misma vida de Cristo resucitado. Todos descendemos de Adán en un nivel natural; todos estamos hechos en Cristo en nivel sobrenatural. Él es el nuevo Adán, y la Pascua comenzó la nueva humanidad, la victoria sobre la tumba y compartir la vida que dura para siempre.

Esta comunidad sobrenatural, simbolizada por la vid y las ramas, obviamente, se basa en la comunidad natural. Para disfrutar de la vida sobrenatural, debemos tener la vida natural, y para apreciar el significado de la comunidad sobrenatural, tenemos  que tener alguna apreciación de la comunidad natural. En nuestros días, sin embargo, la propia noción de "comunidad", incluso a un nivel natural ha sido oscurecida por falsas nociones de libertad que separan a cada uno en su propia esfera de "elecciones" y evaluaciones puramente personales de lo que es verdadero y justo. 

El fruto de esta libertad desconectada de la verdad , es la cultura de la muerte, en el que las personas piensan que tienen responsabilidad sólo por aquellos que ellos eligen tenerla. 

Sin embargo, en la comunidad natural y sobrenatural establecida por Dios, tenemos la responsabilidad antes de que elijamos. Dios (no nosotros) ha elegido las otras ramas de la vid, los demás miembros de la comunidad. Debemos recibir a todos, aunque, como indica la primera lectura, puede ser un reto superar nuestros prejuicios.

Pero aquí es donde el "fruto" entra en juego. El Señor dice que debemos "dar fruto." ¿Qué es esta fruta? Es el fruto del amor, concretamente visible en una vida de entrega, como los mandamientos especifican (segunda lectura). 

El fruto que ha de ser visible en la comunidad es que acogemos y servimos a todos- nacidos y no nacidos, sanos y enfermos, convenientes e inconvenientes. 

No podemos hacerlo por nuestra propia fuerza. Es por eso que tenemos que permanecer unidos a la vid. Es el poder de su amor en nosotros que hace posible que nos amemos como él lo ha ordenado, con el mismo amor que llevó a Cristo a la cruz y la gloria de la Resurrección.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org