Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Santísima Trinidad - Ciclo B

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Nosotros somos bendecidos por poder llamarnos pueblo escogido de Dios. Le presentamos nuestras necesidades al Padre por ser la fuente de toda bondad.

Diácono / Lector:

Para que la Iglesia sea fiel al mandato de Cristo de hacer discípulos a todas las naciones y pueda florecer en todo el mundo, roguemos al Señor…

Para que los obispos y sacerdotes trabajen sin descanso para suscitar en los corazones de las personas un fuerte amor a su fe, roguemos al Señor…

Para que los líderes del mundo trabajen diligentemente para promover la paz entre las naciones, roguemos al Señor…

Para que a medida que la vida de la Santísima Trinidad llena al Pueblo de Dios, ellos, como pueblo de Vida, promuevan un nuevo respecto y protección al derecho de cada ser humano a vivir, roguemos al señor…

Para que cada miembro de nuestra familia parroquial responda generosamente al compartir los dones y talentos que Dios les ha dado en el trabajo del reino, roguemos al Señor…

Para que aquellos que han muerto puedan experimentar la paz sin fin que viene del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, roguemos al señor…

Celebrante:

Padre celestial, escucha y responde las oraciones que presentamos ante Ti en este día. Te
pedimos esto por mediación de Tu Hijo Jesucristo, quien vive y reina contigo en la unidad del
Espíritu Santo. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

 

Alabado sea el Espíritu Santo
Algunas verdades, como la misma existencia de Dios, pueden ser conocidas por el razonamiento humano. Otras verdades, tales como el echo de que Dios es Uno en Tres Personas - Padre, Hijo, y Espíritu Santo – pueden solamente ser conocidas si Dios nos la revela. Nunca podríamos llegar a esta conclusión de que Dios es Trino, por nosotros mismos. La fiesta de hoy no es sólo una oportunidad para dar gracias a Dios por darnos a conocer más sobre sí mismo. Es una ocasión para renovar fuerzas mientras continuamos luchando por una unidad más profunda con la familia humana. Dios ser revela a nosotros para hacernos más como él – no sólo individuos, sino familias, naciones, y una comunidad internacional. Crecemos en unidad al darnos los unos a los otros, así como el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo se dan a si mismos completamente.

 

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Dt       4:32-34, 39-40
Rom  8:14-17
Mt     28:16-20

Predicar los valores pro-vida en la Festividad de la Santísima Trinidad, nos conduce a comentar sobre la realidad de la “communio”.  Visto de una forma única en el seno de la Trinidad, ésta es una realidad vivida en el ser humano también.  Antes que nada es un regalo,  y como segundo, es una tarea, que consiste en la entrega total en el darse el uno hacia el otro. La unidad de las familias, naciones y del mundo mismo, dependen de ello.  Como el boletín adjunto lo indica, ésta es una razón clave para la Festividad que hoy celebramos.

Una aplicación particular se pueda dar en materia sobre el aborto. No hay dos seres humanos más cercanos que una madre y el hijo que está por nacer. El aborto rompe, niega y distorsiona la unión sagrada de éstas dos personas, y al hacerlo, también se destruye a la familia y la sociedad.  La mayoría de matrimonios que padecen un aborto, terminan separándose; y a menudo, la mujer experimenta una incapacidad subsecuente para vincularse afectivamente con futuros niños, o incluso darse la oportunidad de futuras relaciones con hombres.  De cuenta del aborto, su habilidad para confiar y tomar decisiones de vida, se ve afectada.

Defender la Vida y proteger al no-nacido significa alimentar y facilitar la “communio” que vemos, en su forma última, en la Santísima Trinidad. La vida se preserva justamente, cuando se da en el amor del propio sacrificio.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org