Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Corpus Christi - Ciclo A

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 
Celebrante: Al ofrecer Su Cuerpo y Sangre por nosotros, Jesús reconcilia al mundo con El Padre. Por lo tanto, presentamos nuestras necesidades a Dios con confianza. 

Diácono / Lector: 

Para que la Iglesia, que obtiene su vida de la Eucaristía, pueda alabar y adorar este misterio con mayor fe y devoción, roguemos al Señor... 

Para que los Cristianos siempre se acerquen a la Eucaristía dignamente, en plena comunión con las enseñanzas y prácticas de la Iglesia, roguemos al Señor... 

Para que aquellas que dicen, " es mi cuerpo" para justificar un aborto aprendan a decir, "este es mi cuerpo, entregado por ti," tal como lo hizo Cristo, roguemos al Señor... 

Para que todos los hijos de Dios tengan suficiente pan en sus mesas para alimentar sus cuerpos físicos y el Pan de Vida para alimentar sus vidas espirituales, roguemos al Señor... 

Por todos lo que han muerto sirviendo a su patria en el ejército, para que tenga la recompensa a sus sacrificios, y que nosotros tengamos una gratitud duradera hacia ellos, roguemos al Señor… 

Para que todos los difuntos puedan compartir la vida eterna que Jesús prometió a aquellos que se alimentaran con el Pan del Cielo, roguemos al Señor… 

Celebrante: 
Padre, 
ayúdanos a poder adorar el misterio del Cuerpo y Sangre de Cristo siempre y podamos 
experimentar el poder de Su redención. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amen. 

Adiciones para el boletín:
 

La Eucaristía y la Unidad

Imagínese a una persona, que al recibir la Comunión, y al aceptar la Hostia cuando el padre dice, “El Cuerpo de Cristo,” “Amen,” parte un pedazo y se lo devuelve al sacerdote diciendo, “¡Excepto esta parte Padre!” Esto es lo que hace la persona que rechaza a otros. Al recibir a Cristo, debemos de recibir al Cristo total, a todos sus miembros, nuestros hermanos y hermanas, ya sea conveniente o no, deseado o no deseado, nacido o no nacido.

San Juan recalca, Cristo murió “para reunir a todos los hijos de Dios dispersos.” El pecado dispersa. Cristo une. La palabra “diabólico” significa “dividir.” Cristo vino “para destruir las obras del mal” (1Juan 3, 8). La Eucaristía edifica a la familia humana en Cristo quien dice, “Vengan a mi, aliméntense de Mi Cuerpo, transfórmense en Mi Cuerpo.” El aborto, como dinámica contraria, dice, “¡Vete! No tenemos lugar para ti, ni tiempo para ti, no te deseamos, no somos responsables por ti. ¡Quítate de nuestro camino!” El aborto ataca la unidad de la familia humana dividiendo la relación más fundamental entre dos personas: madre e hijo. La Eucaristía, como Sacramento de Unidad, invierte la dinámica del aborto.

 

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 
Dt 8:2-3, 14b -16a
1 Cor 10:16-17
Jn 6:51-58

Como posibles puntos de lanzamiento para la predicación sobre la santidad de la vida en Corpus Christi, les ofrezco el siguiente texto de nuestro folleto "El Compromiso de Pro-vida es la Eucaristía."

Nuestro compromiso con la defensa de nuestros hermanos y hermanas pre - nacidos está formada por nuestra fe en la Eucaristía como sacramento de fe, unidad, vida, culto y amor.

La Eucaristía es un sacramento de fe. La hostia consagrada no se ve diferente después de la consagración que antes de la misma. Se ve, huele, se siente y sabe a pan. Sólo uno de los cinco sentidos llega a la verdad. Como Santo Tomás Aquino en Adoro te Devote expresa: "Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto. ¿Qué dice la audiencia fiel que se debe cree?" Los oídos escuchan sus palabras," Este es mi cuerpo, esta es mi sangre," y la fe nos lleva más allá del velo de las apariencias.

Los cristianos están acostumbrados a ver más allá de las apariencias. El niño en el pesebre no se parece a Dios; ni tampoco se parece el hombre en la cruz. Sin embargo, por la fe sabemos que Él no es un mero hombre. La Biblia no tiene un especial esplendor destacándola de otros libros, ni flota en el librero. Sin embargo, sabemos por la fe que es en forma única la Palabra de Dios. La Eucaristía parece ser pan y vino, y sin embargo, por la fe decimos: "¡Señor mío y Dios mío!" al arrodillamos en adoración.

La misma dinámica de la fe que nos permite ver más allá de las apariencias en estos misterios nos permite ver más allá de las apariencias en el prójimo. Podemos ver a las personas que nos rodean, la persona molesta o la persona fea o la persona que está inconsciente en una cama de hospital, y podemos decir, "Cristo está allí también. ¡Ahí está mi hermano, mi hermana, hecho a la misma imagen de Dios!" Por la misma dinámica podemos mirar al niño no nacido y decir: "¡Allí, también, está mi hermano, mi hermana, iguales en dignidad y tan dignos de protección como cualquier otra persona!" Algunas personas dicen que el niño en el vientre, sobre todo en las primeras etapas, es demasiado pequeño para ser tema de los derechos constitucionales. ¿Es la Sagrada Hostia demasiado pequeña para ser Dios, tan distinta a él en apariencia para ser adorada? La más mínima partícula de la Hostia es Cristo total. La fe eucarística es un poderoso antídoto contra la peligrosa noción de que el valor depende del tamaño.

La Eucaristía es también un Sacramento de Unidad. "Cuando yo sea levantado de la tierra, "dijo el Señor: "Atraeré a todos hacia mí" (Jn.12: 32). Él cumple esta promesa en la Eucaristía que edifica la Iglesia. La Iglesia es signo y causa de la unidad de la familia humana.

Imagine a toda la gente, en todas partes del mundo, que están recibiendo la comunión hoy. ¿Están todos recibiendo su propio Cristo personalizado, a su medida? ¿No es más bien que cada uno  está recibiendo al único Cristo? Por medio de este sacramento, Cristo el Señor, sentado gloriosamente en el cielo, está atrayendo a todos hacia sí. Si Él nos está atrayendo a Sí mismo, Él está llegando a unos y a otros. St. Paul comenta sobre esto, "Nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, pues todos participamos de un solo pan" (1. Cor 10:17). Cuando nos llamamos "hermanos y hermanas", no estamos simplemente utilizando una metáfora que refleja vagamente la unidad entre los hijos de los mismos padres. La unidad que tenemos en Cristo es más fuerte que la unidad de los hermanos y hermanas de sangre, porque tenemos la sangre común: ¡la sangre de Cristo! El resultado de la Eucaristía es que nos convertimos en uno, y esto nos obliga a estar tan preocupados por los demás como por nuestros propios cuerpos.

Imagine una persona que recibe la Comunión, acepta la hostia cuando el sacerdote dice: "El Cuerpo de Cristo," dice " Amén," y luego le quita un pedazo, se lo devuelve al sacerdote, y le dice: "¡Excepto este pedazo, Padre!" Esto es lo que la persona que rechaza a otras personas podría también hacer. Al recibir a Cristo, hemos de recibir al Cristo total, en todos sus miembros, a nuestros hermanos y hermanas, sea conveniente o inconveniente, deseado o no deseado.

Como señala San Juan, Cristo debía morir “para reunir en uno todos los hijos de Dios dispersos."El pecado dispersa. Cristo une. La palabra “diabólico” significa "dividir en pedazos.” Cristo vino "para destruir las obras del diablo" (1Jn.3: 8). La Eucaristía edifica la familia humana en Cristo, que dice: "Vengan a mí, aliméntense de mi cuerpo, conviértanse en mi cuerpo." El aborto, en una dinámica inversa, dice: " ¡Vete! No tenemos espacio para ti, no hay tiempo para ti, no te deseamos, no tenemos ninguna responsabilidad contigo. ¡Quítate de nuestro camino!" El aborto ataca la unidad de la familia humana, dividiendo en pedazos la relación más fundamental entre dos personas: la madre y el niño. La Eucaristía, como sacramento de unidad, invierte la dinámica del aborto.

La Eucaristía es el sacramento de la Vida. "Yo soy el Pan de Vida. El que coma de este pan vivirá para siempre. Yo lo resucitaré en el último día." (Ver Jn.6: 47 -58) El sacrificio eucarístico es la acción misma de Cristo por la cual Él destruyó nuestra muerte y restauró nuestra vida. Cada vez que nos reunimos para este sacrificio estamos celebrando la victoria de la vida sobre la muerte, y por tanto sobre el aborto. El movimiento pro-vida no es simplemente trabajar "por" la victoria; estamos trabajando "desde" la victoria. Como dijo el Santo Padre (St. John Paul II) en Denver en 1993, "No tengas miedo. El resultado de la batalla por la vida ya está decidido."Nuestro trabajo es aplicar la victoria ya establecida a cada faceta de nuestra sociedad. Celebrar la Eucaristía es la fuente y la cumbre de dicho trabajo.

La Eucaristía es el supremo acto de culto a Dios. Dos lecciones que cada persona necesita aprender son "1. Hay un Dios . 2. No soy yo. "La Eucaristía, como sacrificio perfecto, reconoce que Dios es Dios, y que "es [su] derecho recibir la obediencia de toda la creación." (Sacramentario, Prefacio de Laborables III). El aborto, por el contrario, proclama que la elección de una madre es suprema."La libertad de elección" se considera suficiente para justificar incluso el desmembramiento de un bebé. La elección, divorciada de la verdad, es la idolatría. Es lo contrario al verdadero culto. Se pretende que la criatura es Dios. La verdadera libertad se encuentra sólo en la sumisión a la verdad y a la voluntad de Dios. La verdadera libertad no es la capacidad de hacer lo que uno quiera, sino el poder de hacer lo que es correcto.

La Eucaristía es, por último, el Sacramento del amor. San Juan explica: "Así es como hemos conocido el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros" (1Jn. 3: 16). Cristo enseña, "Nadie tiene mayor amor, que el que da su vida por sus amigos" (Jn.15: 13). El mejor símbolo del amor no es el corazón, sino más bien el crucifijo.

El aborto es exactamente lo contrario al amor. El amor dice, "Yo me sacrifico por el bien de la otra persona.” El aborto dice: "yo sacrifico a la otra persona por mi propio bien.” En la Eucaristía vemos el significado del amor y recibimos el poder para vivirlo. Por otra parte, las mismas propias palabras, que el Señor usa para enseñarnos el significado del amor son también utilizadas por aquellos que promueven el aborto: "Este es mi cuerpo." Estas cuatro pequeñas palabras son dichas desde extremos opuestos del universo, con resultados totalmente opuestos. Cristo da Su cuerpo para que otros pudieran vivir; los partidarios del aborto se aferran a sus propios cuerpos para que otros mueran. Cristo dice "Este es Mi Cuerpo entregado por ustedes; Esta es Mi Sangre derramada por ustedes." 

Estas son las palabras de sacrificio; estas son las palabras de amor. En Washington, en 1994 la Madre Teresa dijo que combatimos el aborto cuando enseñamos a la madre lo que el amor realmente significa: "estar dispuestos a dar hasta que duela... Así que, la madre que está pensando en el aborto, debe ser ayudada a amar, es decir, dar hasta que hiera sus planes, o su tiempo libre, para asi respetar la vida de su hijo."

Gustave Thibon ha dicho que el verdadero Dios transforma la violencia en sufrimiento, mientras que el falso Dios transforma el sufrimiento en la violencia. La mujer tentada a tener un aborto va a transformar su sufrimiento en la violencia a menos que ella permita que el amor la transforme y le haga entregarse. La Eucaristía da ambas, la lección y el poder. La mamá va a decir "Este es mi cuerpo, mi sangre, mi vida, entregada por ti hijo mío."

Todo aquel que quiera luchar contra el aborto tiene que decir lo mismo. Tenemos que ejercer la misma generosidad que les pedimos a las madres. Debemos imitar los misterios que celebramos. "Hagan esto en memoria mía" aplica a todos nosotros en el sentido de que vamos a sufrir amorosamente con Cristo para que otros puedan vivir. Hemos de ser como pararrayos en medio de esta terrible tormenta de violencia y destrucción, y decir: "Sí, Señor, estoy dispuesto a absorber parte de esta violencia y transformarla por amor en sufrimiento personal, de manera que otros puedan vivir."

En verdad, la Eucaristía da el movimiento pro- vida de sus órdenes de marcha. También proporciona la fuente de su energía, que es el amor. En verdad, si el movimiento pro- vida no es un movimiento de amor, entonces no es nada en absoluto. Pero si es un movimiento de amor, entonces nada lo va a detener, porque "el amor es más fuerte que la muerte, más fuerte incluso que el infierno" (Cantar de los Cantares 8:06).

Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org