Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Sexto Domingo en Tiempo Ordinario Ciclo A - Ciclo A

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 
Celebrante: Dios ha preparado bendiciones para su pueblo que son más grandes de lo que la mente puede imaginar. Por eso, con confianza, traigamos nuestras necesidades ante su trono, 

Diácono/Lector: 

Para que la Iglesia y sus líderes puedan claramente proclamar los mandamientos del Señor, e infundir en todas las personas la confianza de que sí pueden observar esos mandamientos, roguemos al Señor… 

Para que Dios, quien nos manda a no matar, fortalezca los esfuerzos de todo Su pueblo en poner fin al aborto, roguemos al Señor… 

Para que los líderes de los negocios permitan que la palabra de Dios ilumine y guie sus políticas y decisiones y sean movidos a un servicio generoso ante las necesidades de los demás, roguemos al Señor… 

Para que los que se preparan al matrimonio puedan encontrar fortaleza y gozo en la voluntad de Dios para con ellos y con sus familias, roguemos al Señor… 

Para que los enfermos puedan experimentar el consuelo de la fortaleza de Dios, y aquellos que han muerto puedan entrar en la luz de su gloria, roguemos al Señor… 

Celebrante: 

Padre, 
Tus mandamientos dan luz a la mente 
Y gozo al corazón. 
Al responder a nuestros ruegos 
Mantennos firmes en el camino de la vida que tú nos has enseñado 
Por tu Hijo Jesucristo, 
Quien es Señor por los siglos de los siglos. Amén. 
Adiciones para el boletín:
 

Benedicto XVI: Deus Caritas Est

El Papa Benedicto XVI, en su primera encíclica, “Dios es Amor” dice las siguientes palabras: “En la comunión sacramental yo me hago uno con el Señor, al igual que los otros comunicantes. Como dice San Pablo, “Porque hay un solo pan, nosotros aunque somos mucho somos un solo cuerpo, porque todos participamos de un pan” (1 Cor 10:17). La unión con Cristo es también la unión con todos aquellos a quien él se da a sí mismo. No puedo poseer a Cristo para mi mismo; puedo pertenecer a él sólo unido a todos aquellos que son o serán de él…El amor a Dios y el amor al prójimo están ahora totalmente unidos: El Dios encarnado nos atrae a sí mismo… Aquí la usual contraposición entre culto y ética simplemente desaparece. “El Culto en sí mismo, la comunión Eucarística, incluye la realidad de amar y ser amados. Una Eucaristía que no va más allá de la práctica concreta del amor, está intrínsecamente fragmentada” (n. 14). Estas palabras nos recuerdan nuestro llamado de amar al prójimo, nacido o no nacido.

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Sir 15:15-20
1 Cor 2:6-10
Mt 5:17-37 or 5:20-22a, 27-28, 33-34a, 37

En las lecturas de hoy, encontramos dos vías por las cuales es posible desarrollar la temática pro-vida.

En primer lugar, el Señor proclama a través del Eclesiástico que se pueden guardar los mandamientos. “Si tú quieres, guardarás los mandamientos”. Dios no es injusto. Él no nos da una carga que no podamos llevar. La razón por la que Jesús dice que su yugo es fácil y su carga ligera es porque Él transforma nuestra naturaleza para que podamos conocer, amar y servir a Dios con el mismo Espíritu con que Él lo hace. Uno podría decir, después de entender los mandamientos, que son imposibles de guardar. Pero nosotros no dependemos únicamente de la fuerza humana. Cristo vive en nosotros, y ese es la plenitud máxima de la verdad expresada a través del Eclesiástico. Esta es la razón por la que Pablo más tarde declara, “Dios es fiel; Él no te dejará ser tentado más de lo que puedes resistir. Pero cuando seas tentado, Él también te brindará una salida para que puedas superarlo.” (1 Cor. 10:13).

En relación a la temática pro-vida, esto significa que no importan cuáles sean las circunstancias en las que alguien esté siendo tentado o presionado para realizarse un aborto, esas fuerzas se pueden resistir, El poder de decir “Sí” a la vida está siempre allí.

Luego, al mandamiento de “no matarás” (o sea, no matarás a aquel que es inocente) lo repite  Jesús en el Evangelio, pero Él va más allá y nos advierte que evitemos esas cosas que nos llevan a matar. Una de esas cosas es el utilizar un “lenguaje abusivo” hacia nuestros hermanos y hermanas. El profesor William Brennan escribió un libro llamado “Deshumanizar al vulnerable: Cuando los juegos de palabras se cobran vidas”. En este estudio, él muestra que los mismos tipos de palabras y frases son utilizados a través de la historia para insultar la dignidad de grupos de personas que están siendo controladas. Entre los grupos que analiza se encuentran las personas de color, los judíos víctimas del Holocausto, y los niños de hoy que viven en los vientres de sus madres. Sus tablas indican que aquellos que quieren negar la humanidad de estos grupos utilizan frases y palabras idénticas para poder controlarlos. Se refieren a ellos como “desperdicios, parásitos, no personas” y demás términos despectivos.

Este tipo de lenguaje abusivo ciertamente se encuentra entre lo que Jesús prohíbe en el pasaje del Evangelio de hoy.

Y cuando ese lenguaje se aplica a las personas, inclusive a los niños que están en los vientres de sus madres, violamos las condiciones de poder llevar nuestra ofrenda al altar. El Profesor Brennan cierra su libro pidiéndonos un lenguaje de afirmación, que eleve más que que degrade. Jesús nos dice que no podemos alabar a Dios a menos que “vayamos primero a reconciliarnos con nuestros hermanos y hermanas”. Si utilizamos lenguaje humillante para con ellos, y no los reconocemos como nuestros pares, entonces todavía no estamos reconciliados. Casualmente, esta es la razón fundamental por la que “elegir ser pro” no es compatible con recibir la Comunión. Para querer estar en Comunión (y por lo tanto completamente reconciliado) con Jesús, tenemos que estar en comunión y completamente reconciliados con todos nuestros hermanos y hermanas, reconociéndolos a todos como personas iguales a nosotros. Esto se contradice totalmente con la mentalidad de “elegir ser pro”.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org