Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

duodécimo Domingo en Tiempo Ordinario - Ciclo A - Ciclo A

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante:  Conscientes de que Dios se interesa por nosotros más de lo que podemos llegar a imaginar, le presentamos nuestras necesidades.

Diácono/Lector:

Que nuestro Santo Padre y todos los obispos, sacerdotes y diáconos proclamen gozosa y efectivamente la gracia de Dios que nos trae Salvación, roguemos al Señor…

Por nuestro Presidente, Congreso y Cortes, para que lleven a cabo su deber con reverencia a Dios y a Sus leyes eternas e inmutables, roguemos al Señor…

Que Dios, quien rescata la vida de los desamparados, nos de la capacidad de rescatar a los niños del aborto, a los enfermos de la eutanasia, a los criminales de la pena capital, y a los pobres de la inanición y hambruna, roguemos al Señor…

Que los cristianos perseguidos por su fe crezcan en la valentía de reconocer a Cristo en la presencia de los demás…

Que los enfermos puedan ser sanados, los moribundos confortados, y los que ya partieron, sean bienevenidos en la Vida Eterna, roguemos al Señor…

Celebrante:

Padre celestial

A Ti hemos encomendado nuestras vidas.
En tanto proclamamos a Cristo Tu Hijo
Provee para nuestras necesidades,
Y llénanos de Tu Espíritu
Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amén.

Adiciones para el boletín:
 

Poema de una Madre a un hijo perdido a causa del aborto

“Perdóname. Lo siento mi niño, mi pequeñito. Tú fuiste asesinado por quien más te ama. Durante los meses que te llevé dentro, Carne de mi carne, carne de su carne, sentí cada uno de tus movimientos, podía sentirte…pero yo era muy joven, yo no sabía. Tu padre, pequeño mío, no te conoció. Tú eres varón, un hombre como él. No tengo excusas. Te salvé de un mundo donde los bebé son asesinados por quienes deberían amarlos. Ahora estás seguro con Dios. Si alguna vez tengo otro hijo, Tú debes recordar que a ti siempre te amaré más, mi primer bebé. Duerme bien pequeño mío.” Para sanación después del aborto, contacte http://www.elvinedoderaquel.org/.

 

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Jer 20:10-13
Rom 5:12-15
Mt 10: 26-33

Ve este vídeo con ideas para homilías  pero vida: https://youtu.be/RdHaz5jaG6A

 “En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues;  Vosotros valéis más que muchos pajarillos"  Esta afirmación en el Evangelio de hoy forma la base misma de la predicación sobre cuánto valora Dios la vida humana.  No se trata sólo de  “cosas vivientes” lo que Dios valora, puesto que El las creó.  Antes bien, son los seres humanos – de mayor valor que otros seres vivientes – quienes tienen el privilegio de ostentar una relación particular con Dios.  Ésta “capacidad para con Dios” demarca lo que nosotros queremos significar cuando hablamos de la “sacralidad" de la vida humana.  Existe una relación abierta para nosotros con el Creador –una relación de la cual, otras creaturas y formas de vida inferiores, no tienen la capacidad ni la conciencia.  Nosotros podemos conocerlo, alabarlo, compartir de su naturaleza divina, y algún día, verlo frente a frente.  “Fuimos creados para Él, --como dice San Agustín--, y nuestros corazones no hallarán reposo hasta que no descansemos en Él”

Si un gorrioncillo no cae al piso sin el conocimiento del Padre,  imaginemos a un pequeño bebé por nacer asesinado “en secreto” a través del aborto químico (algunas veces disfrazados de control natal), o un nuevo embrión destruido “en secreto” en un laboratorio bajo la etiqueta de ser una “investigación”?

Por lo anterior, parte de reconocer a Jesús ante los demás, es precisamente dando testimonio del cuidado que tanto Él como el Padre celestial le propician al más pequeño de los seres humanos, y el esmero de Dios para preservar esa vida. 


Sacerdotes por la Vida
PO Box 236695 • Cocoa, FL 32923
Tel. 321-500-1000, Toll Free 888-735-3448 • Fax 718-980-2542
cartas@sacerdotesporlavida.org