Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Décimo quinto Domingo en Tiempo Ordinario - Ciclo A

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 
Celebrante: Con confianza en que la palabra de Dios cambia nuestras vidas y la del mundo, le confiamos nuestras necesidades. 

Diácono/Lector: 

Para que todos los Cristianos compartan el mensaje del Evangelio con todas sus demandas radicales siempre respetando las creencias de otros, roguemos al Señor... 

Para que Dios, el Gran Cosechador de la vida, vea que ese regalo no es rechazado sino que aceptado y celebrado por todo Su pueblo, roguemos al Señor… 

Para que todos los que enseñan la Palabra de Dios desde los púlpitos y las clases, por medio de estudios Bíblicos o en sus propias familias, sean cada vez más fieles y eficaces, roguemos al Señor... 

Por un incremento de jóvenes al sacerdocio, diaconado, y a la vida consagrada en toda la Iglesia roguemos al Señor... 

Por los enfermos, los pobres, los que no tienen trabajo, los marginados y los olvidados, roguemos al Señor... 

Por todos los que han fallecido, para que les sea dado un lugar de descanso en paz en el reino de Dios, roguemos al Señor... 

Celebrante: 
Padre, 
Te agradecemos por tu Palabra. 
Al escuchar nuestras necesidades, 
ayudanos a escucharte más claramente, 
y a ser más fieles a tu llamado. 
Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amen. 

Adiciones para el boletín:
 

Testimonio sobre un Aborto

Las siguientes palabras fueron escritas por una de las tantas mujeres cuyos testimonios sobre sus abortos pueden ser encontrados en www.priestsforlife.org/testimonies.

“Yo fui a Paternidad Planeada (Planned Parenthood) para una prueba para embarazos. No hicieron NINGUNA consejería sobre el desarrollo fetal u otras alternativas. El aborto era “la respuesta” solamente porque yo aún no quería estar embarazada, aunque estaba felizmente casada y no tenía problemas financieros, etc., etc.”

“Me trataron como a una vaca. El aborcionista no me dio NINGUNA explicación sobre NADA que me hubiera ayudado a pensar dos veces sobre “mi” decisión de tener un aborto. Por supuesto, que en ningún momento, esta fue “mi” decisión. Todos los demás decidieron por mí. Mi esposo no quería que yo abortara, pero todos los profesionales “bien que sabían qué era lo mejor para mí.”

“Aun no puedo decirle esto a nadie aunque han pasado mas de 20 años. Esto me ha hecho muy pro-vida, por que YO CONOZCO el engaño que tiene lugar en las mentadas “consejerías.” No pasa un día en el que yo no piense en eso con arrepentimiento y pesar.”

“Yo también he aceptado al Señor como mi Salvador, y eso ha ayudado.”

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 
Is 55:10-11
Rom 8:18-23
Mt 13:1-23 ó 13:1-9

El mundo entero fue creado por la Palabra de Dios. El Génesis muestra a un Dios que crea con las palabras, y el Evangelio de Juan destaca en el primer capítulo, que de hecho, esta Palabra que Dios dijo al principio fue Cristo. Pablo expone la misma verdad en el primer capítulo de Colosenses que, por cierto, contiene un comentario sobre el primer verso de la Biblia. Cristo es ese “principio” del que habla el Génesis, y que “todas las cosas fueron creadas por Él y para Él.”

Por lo tanto, cuando en las lecturas de hoy se habla sobre la fertilidad de la Palabra de Dios – Isaías declara que la palabra cumplirá el propósito para el que fue enviada, y Jesús explica cómo la semilla dará fruto – no debe entenderse únicamente en el sentido espiritual. La fertilidad de la Palabra también es física y comienza con la misma vida humana. María dijo “que se haga en Mí según Tu palabra”, y mediante esa palabra sucedió la concepción física de Cristo.

De la misma manera, la concepción y el nacimiento de cada ser humano es una realización de las promesas en las lecturas de hoy. ¿Cuándo decidió Dios que tú o las personas a tu alrededor debían comenzar a existir? La respuesta es “desde toda la eternidad”. Nunca hubo un momento en el que Dios no quisiera que cada persona viva existiera, ni en el que no tuviera planes definidos para la vida de cada persona.

“Mi palabra no volverá a mí vacía”. El plan, la palabra eterna, que Dios tiene para cada persona, no debe volver vacía por negación de nuestra parte. La contracepción, el aborto y la eutanasia constituyen un “No” ofensivo hacia esta Palabra, un intento de negar la decisión eterna de Dios en cuanto a la fertilidad de cada vida. Parte de la razón para estas “negaciones” son las “preocupaciones de este mundo” a las que se hace referencia en el Evangelio. Estas preocupaciones llevan a la tentación de acabar con la fertilidad de la vida.

Hasta Pablo, en la segunda lectura, pone esas ansiedades en una perspectiva escatológica, y nos invita a mantenernos firmes en las dificultades de la vida y continuar diciéndole “Sí” al plan de Dios. De manera interesante, es precisamente la realidad de los partos la que él utiliza para describir el desarrollo del plan de Dios para toda la creación.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org