Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

23º Domingo del Tiempo Ordinario 4 de Setiembre de 2011 - Ciclo A

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Dios siempre nos acoge y escucha nuestras plegarias. Oremos por las necesidades de nuestra Iglesia y las del mundo entero.

Diácono/Lector:

Para que el Papa, los obispos, y todos los líderes de la Iglesia continúen buscando la sabiduría y la guía que Dios provee, roguemos al Señor...

Para que los líderes mundiales se moldeen a la Misericordia de Dios en su trato con la gente, roguemos al Señor...

Para que todos los que han sido llamados a instruir y corregir a otros no fallen en disuadir a los que se sienten tentados a abortar sus hijos, roguemos al Señor...

Por nuestra parroquia, para que continúe invitando activamente a hombres y mujeres entre nosotros a compartir los dones y la energía con la Iglesia al discernir sus vocaciones, roguemos al Señor...

Por todos los que han fallecido y los que hacen luto por ellos, para que encuentren la resignación y consuelo en Cristo, roguemos al Señor...

Celebrante:
Dios Misericordioso y Compasivo,
nos das todo lo que necesitamos para
obtener la felicidad eterna:
escucha nuestras plegarias, para que
seamos un símbolo de tu bendición
para todos los que conozcamos.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen

Adiciones para el boletín:
 

Vengan a la Iglesia

¿Con qué motivos razonables y con qué derecho se puede imaginar a alguien sugerir que cualquier vida humana desde el tiempo de Abran, es menos preciosa o valiosa que la de Isaac? ¿O tiene menos potencial en el plan del Creador? Qué salvaje, desmesurado, y atroz acto hubiera sido darle muerte a este regalo especial de Dios, Isaac, en el vientre de su madre. Y a cuántos posibles Isaacs les ha pasado esto y les sigue pasando…..El derecho a la vida es el asunto civil más grande de nuestro tiempo. Este es el asunto que determinará si América continúa siendo una sociedad hospitalaria, comprometida con el cuidado de las mujeres en crisis y con sus hijos no nacidos, - o si América traiciona nuestra herencia y las verdades sobre las cuales los fundadores basaron sus reclamos de independencia……Nadie tiene que hacerse un aborto. A aquellos con embarazos en crisis, les prometo nuestro apoyo y nuestra ayuda financiera. Vengan a la Iglesia Católica, déjennos caminar junto a ustedes en tiempos difíciles. Déjennos ayudarles a afirmar la vida. El aborto no necesita ser una respuesta…” - Arzobispo Edwin O’Brien, Maryland Marcha por la Vida,  St. Maria, Annapolis, Marzo 13, 2008

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Ez 33:7-9
Rom 13:8-10
Mt 18:15-20

Las lecturas de hoy ofrecen información importante sobre el testimonio a favor de la vida de la Iglesia y de cada miembro de la Iglesia.

Por la reflexión combinada de los temas de las lecturas, se puede decir que la Iglesia consiste en “centinelas de amor”. Porque amamos a Dios, amamos a los demás, y por lo tanto persuadimos a otros a que amen al mismo Dios y se aparten del daño destructivo del pecado. Cuando tratamos de cumplir con la exhortación de Ezequiel y de Jesús al participar en la obra misericordia espiritual de “amonestar al pecador”, se nos dice –  que debemos de preocuparnos de nuestros propios intereses.”

Por supuesto que esta crítica no se escucha cuando los pecados que estamos tratando de evitar son políticamente correctos, como por ejemplo el evitar daño al medio ambiente.

Sin embargo, la corrección fraterna debe ser parte de nuestro interés ya que Dios nos ha confiado el uno al otro. El Dios de la Alianza ha confiado la vida de cada individuo a su prójimo (Evangelium Vitae, 76). Hay un vínculo natural de responsabilidad, porque todos somos una sola familia humana, y hay una comunión mística en la gracia y un daño que se le hace a todo el Cuerpo de Cristo por los pecados de cada individual. Por lo tanto, Por la tanto, la corrección fraterna y el ser “vigilante”, tiene sentido. La tarea es especialmente urgente cuando estamos representando a seres humanos indefensos que no pueden hablar por sí mismos.

El amor que describe Pablo en la segunda lectura es lo que infunde el movimiento próvida y motiva a sus participantes. La defensa de los no nacidos simplemente es aplicación del “amor al prójimo”. La defensa próvida, por lo tanto, no se tiene que ver como motivación ideológica o por motivación política. Simplemente se trata de amar en acción, y el amor que inspira no solo el trabajo de los centros de embarazos y los ministerios de sanación después del aborto, sino también los esfuerzos legislativos, los esfuerzos políticos, las protestas y cualquier otra forma de actividad próvida.

El pasaje de hoy termina con las palabras, “donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” ¿Por qué dijo el Señor que “dos o tres?” El esta ahí cuando solo hay una persona presente, ¿no? Ciertamente, lo esta. Pero es cuando “otro” u “otros”  son capaces de dar amor al entregarse, y ese vínculo de amor entre los seres humanos se manifiesta en la presencia de Jesús como lo destaca en forma particular este pasaje.

Las lecturas de hoy ofrecen información importante sobre el testimonio a favor de la vida de la Iglesia y de cada miembro de la Iglesia.

Por la reflexión combinada de los temas de las lecturas, se puede decir que la Iglesia consiste en “centinelas de amor”. Porque amamos a Dios, amamos a los demás, y por lo tanto persuadimos a otros a que amen al mismo Dios y se aparten del daño destructivo del pecado. Cuando tratamos de cumplir con la exhortación de Ezequiel y de Jesús al participar en la obra misericordia espiritual de “amonestar al pecador”, se nos dice –  que debemos de preocuparnos de nuestros propios intereses.”

Por supuesto que esta crítica no se escucha cuando los pecados que estamos tratando de evitar son políticamente correctos, como por ejemplo el evitar daño al medio ambiente.

Sin embargo, la corrección fraterna debe ser parte de nuestro interés ya que Dios nos ha confiado el uno al otro. El Dios de la Alianza ha confiado la vida de cada individuo a su prójimo (Evangelium Vitae, 76). Hay un vínculo natural de responsabilidad, porque todos somos una sola familia humana, y hay una comunión mística en la gracia y un daño que se le hace a todo el Cuerpo de Cristo por los pecados de cada individual. Por lo tanto, Por la tanto, la corrección fraterna y el ser “vigilante”, tiene sentido. La tarea es especialmente urgente cuando estamos representando a seres humanos indefensos que no pueden hablar por sí mismos.

El amor que describe Pablo en la segunda lectura es lo que infunde el movimiento próvida y motiva a sus participantes. La defensa de los no nacidos simplemente es aplicación del “amor al prójimo”. La defensa próvida, por lo tanto, no se tiene que ver como motivación ideológica o por motivación política. Simplemente se trata de amar en acción, y el amor que inspira no solo el trabajo de los centros de embarazos y los ministerios de sanación después del aborto, sino también los esfuerzos legislativos, los esfuerzos políticos, las protestas y cualquier otra forma de actividad próvida.

El pasaje de hoy termina con las palabras, “donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” ¿Por qué dijo el Señor que “dos o tres?” El esta ahí cuando solo hay una persona presente, ¿no? Ciertamente, lo esta. Pero es cuando “otro” u “otros”  son capaces de dar amor al entregarse, y ese vínculo de amor entre los seres humanos se manifiesta en la presencia de Jesús como lo destaca en forma particular este pasaje.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org