Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

20º domingo de tiempo ordinario - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Al padre de misericordia y Dios de toda consolación, ahora le pedimos por las necesidades de toda la familia humana...  

Diácono/Lector:

Que todos los que proclaman la palabra de Dios puedan encontrar fuerza en tiempos de persecución, roguemos al señor... 

Por todas las familias que están dividas, que el señor los atraiga a su verdad y a acepten las exigencias del Evangelio, roguemos al señor... 

Para todos los miembros de nuestras familias que no estén practicando su fe, que vuelvan a una vida católica activa y fiel, roguemos al señor... 

Que los padres de familia sean generosos en fomentar las vocaciones al sacerdocio y la vida religiosa, roguemos al señor...

Celebrante:
Escucha nuestras oraciones, Dios eterno y amoroso
Y ayudanos a usar los dones que tú nos has dado
Para servirte a ti y los demas fielmente.
Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor

Adiciones para el boletín:
 

Papa Benedicto XVI sobre la conciencia

Como dice el Catecismo de la Iglesia católica, "la conciencia moral es un juicio de la razón por el que la persona humana reconoce la calidad moral de un acto concreto que piensa hacer, está haciendo o ha hecho. En todo lo que dice y hace, el hombre está obligado a seguir fielmente lo que sabe que es justo y recto" (n. 1778). Esta definición pone de manifiesto que la conciencia moral, para poder guiar rectamente la conducta humana, ante todo debe basarse en el sólido fundamento de la verdad, es decir, debe estar iluminada para reconocer el verdadero valor de las acciones y la consistencia de los criterios de valoración, de forma que sepa distinguir el bien del mal, incluso donde el ambiente social, el pluralismo cultural y los intereses superpuestos no ayuden a ello. (Discurso a la Academia Pontificia por la Vida, 24 de febrero 2007)

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Jer 38:4-6, 8-10
Heb 12:1-4
Lc 12:49-53

Estamos destinados en esta vida a estar divididos de algunas personas, y las lecturas de hoy nos exigen que estemos divididos por razones Justas.  Los prejuicios siguen construyendo muros entre la gente.  Es una division que surge casi naturalmente, y el conflicto entre la Cultura de la Vida y la Cultura de la Muerte es meramente un problema de prejuicios contra los no nacidos, los ancianos, y los incapacitados. 

Nunguna de las excusas que ofrecen para justificar el aborto se tolerarían para justificar el asesinato de una creatura nacida; es solo porque las víctimas son no nacidas que se convierten en víctimas.  De igual manera, ninguna de estas razones para matar a los menos productivos se tolerarían para matar a los productivos; así otra vez, el prejuicio es el verdadero problema.
Pero cuando le damos frente a estos prejuicios, se nos trata al igual que Jeremías.   Se le acusó de “bajar la moral de los soldados” porque él les decía que los babilonios, que estaban a punto de atacar a Jerusalén, no se los podía detener ya que Dios los estaba utilizando para castigar al pueblo.  El problema no era de poder militar ni era político, dijo Jeremías, era un problema moral.  Hoy en día, cuando señalamos los problemas morales que son la base de nuestros males sociales, también nos harán burla y seremos rechazados.

Mas aún, problemas como el aborto van a dividir a miembros de familias, como lo promete el Evangelio y nos exige que resistamos el pecado al “punto de derramar nuestra sangre”, como nos dice la segunda lectura.  La sangre derramada, en otras palabras, es nuestra sangre, al oponernos y ser atacados.  El hecho que muchos dirán, “La oposición contra mí no es tanta, y no creo que lo vaya a ser” es una buena razón para dejar de preocuparnos de lo que vaya a pasar cuando luchemos por lo justo.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org