Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

25º domingo de tiempo ordinario - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante: Nos acercamos al Padre por medio del Único Mediador, Jesucristo, y le presentamos nuestras necesidades.

Diácono/Lector:

Por la Santa Iglesia de Dios en todo el mundo, y por todos los encargados con el ministerio del Evangelio, roguemos al Señor...

Para que Dios bendiga los esfuerzos de los gobiernos de asegurarse de una distribución justa de los bienes del mundo, roguemos al Señor...

Para que las preocupaciones que la gente tiene sobre el dinero, nunca sean más grandes que oscurezcan la bienvenida a los niños, roguemos al Señor…

Por todos los estudiantes universitarios, especialmente los que se encuentran lejos de sus hogares, para que El Señor los bendiga en sus estudios y los mantenga cerca de Él, roguemos al Señor...

Por los enfermos, para que sean consolados y sanados de acuerdo a la voluntad de Dios, roguemos al Señor...

Para que todos los que han fallecido sean purificados y compartan del gozo de la vida eterna roguemos al Señor...

Celebrante:
Padre,
Todo proviene de Ti
Al atender nuestras súplicas,
concédenos compartir todas tus bendiciones
con todos nuestros hermanos y hermanas.
Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

Cain contra Abel

"El hermano mata a su hermano. Al igual que en el primer fratricidio, cada homicidio es una violación del parentesco «espiritual»  que agrupa a los hombres en una gran familia, donde todos participan del mismo bien fundamental: la idéntica dignidad personal. No es infrecuente que el parentesco «de carne y sangre" también se viole, por ejemplo, cuando las amenazas a la vida se producen en la relación entre padres e hijos, como sucede con el aborto o cuando, en el contexto más amplio de la familia o el parentesco, la eutanasia se alienta o practica” (Juan Pablo II, El Evangelio de la Vida, n.8).

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Am 8:4-7
1 Tm 2:1-8
Lc 16:1-13 or 16:10-13

La segunda lectura de hoy contiene un versículo que conforma la base para las lecciones en las otras lecturas: “Hay un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús, Nuestro Señor”.  Esta es la realidad de la Encarnación que forma la base de la moral cristiana, y en particular en nuestras obligaciones morales frente al uso del dinero.  El hecho de que Jesús sea a la vez Dios y Hombre significa que nuestra relación con Dios no puede ser puramente un desprendimiento que nos lleva hacia el reino espiritual, desconectado de los asuntos temporales del mundo.  Mas bien, es precisamente a través del uso correcto de las cosas de la tierra, como nos conectamos con nuestra salvación y Nuestro Dios.

De allí que nosotros reconocemos la importancia de los bienes terrenales, y la enseñanza de la Iglesia de que los bienes de la tierra son para todos. En la Primera Lectura y en el Evangelio, la lección es que las personas son más importantes que el dinero.  Cuando maltratamos a las personas de cuenta del beneficio monetario, dañamos nuestra relación con Dios.

Este es el principio fundamental de la Doctrina Social de la Iglesia.  La prioridad de la dignidad humana está por encima de todas las cosas, y es un aspecto primordial que da forma a la perspectiva que tiene la Iglesia en los asuntos económicos, de salud pública, en la política, y cualquier otro campo de desarrollo de la actividad humana. Los gobiernos existen para la gente, y no al contrario.  Así mismo, Las economías existen para la gente, y no a la inversa.  

Estas verdades configuran la base misma de la cultura de la Vida, porque es sólo cuando éstas prioridades se reversan,  que las sociedades y los individuos se sienten libres de recurrir a la violencia en contra de los demás – incluyendo la violencia del aborto y de la eutanasia – con el fin de hacer “las cosas bien ” en otros aspectos.  Pero ningún rechazo de la persona humana puede lograr nunca “nada bueno”. Sólo en la afirmación de la humanidad de cada persona es que encontramos el camino hacia Dios. 


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org