Priests for Life - Sacerdotes por la Vida
SPANISH
Oraciones

Blog del Padre Víctor

Artículos, Folletos y
otrotros Documentos


Youtube Videos

Librería de Audio & Video

Insesiones para los Boletines

Material relacionado
con las Elecciones


Enlaces para más
información en Español

OTRAS SECCIONES
No rechazaremos el
aborto hasta que no lo veamos cara a cara


Oracion para pedir
el fin del aborto


El Viñedo de Raquel,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida


Campaña No Mas Silencio,
un proyecto de
Sacerdotes por la Vida

Suscripcion para recibir el boletin quincenal


 

Trigésimo Tercer Domingo en Tiempo Ordinario, Ciclo C - Ciclo C

English Version

Intercesiones Generales: [Spanish PDF]
 

Celebrante:

El día del Señor se aproxima, cuando nos traiga la plenitud del gozo y salvación. Confiando en Él, le presentamos nuestras necesidades.

Diácono/Lector:

Para que la Iglesia anuncie plenamente la primera venida de Cristo y proféticamente nos prepare para Su Segunda venida, roguemos al Señor...

Para que todos nuestros jefes de gobierno busquen la sabiduría de Dios y pongan su confianza en El, roguemos al Señor...

Por todos los que han sido injustamente acusados de algún mal porque han defendido la ley de Dios y la santidad de la vida, roguemos al Señor...

Por todos los estudiantes, para que por medio de sus estudios puedan discernir la mano de Dios en la historia y en los eventos de actualidad, roguemos al Señor…

Para que los enfermos sean consolados, refortalecidos, y sanados de acuerdo a la voluntad de Dios, roguemos al Señor...

Para que todos los que han fallecido puedan disfrutar de la luz eterna, paz y gozo en el Reino de los Cielos, roguemos al Señor….

Celebrante:

Padre,
Gozosamente esperamos
la venida de Tu Hijo.
Hasta que ese día llegue,
danos el gozo de la fidelidad a Ti en todas las cosas.
Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor. Amen.

Adiciones para el boletín:
 

Mi único lamento

"Mi aborto es, sin duda la única cosa que lamento. Siempre habrá remordimiento y tristeza. El sentimiento de haber perdido un hijo siempre estará ahí. Me gustaría haber sabido entonces lo que es el aborto y sus efectos devastadores sobre la mujer. Muchas mujeres sienten que si hubieran tenido más apoyo  y sinceridad durante sus embarazos en crisis, muchas vidas se hubieran salvado.” – tomado de los testimonios post-aborto en  www.priestsforlife.org.

Puntos sugeridos para la homilía dominical:
 

Mal. 3:19-20a
2 Tes. 3:7-12
Lc. 21:5-19

Las lecturas de la liturgia  de estos días, nos hablan sobre el final de los tiempos y la culminación (consumación) de la historia de la salvación. Es importante para el predicador señalar que estos temas relativos a la segunda venida, en estos últimos domingos del año litúrgico, se relacionan (sutilmente) con la primera parte del Adviento, en la que igualmente el elemento principal es la Venida del Señor.

Las lecturas de hoy causan conflictos en diversos ámbitos: consigo mismo, en familias y comunidades, entre Iglesia y Estado, entre las naciones y, en los Cielos. Aunque Dios es Todopoderoso, permite la lucha entre el bien y el mal y, a su pueblo, escoger entre uno y otro.

Una vez que elegimos, tenemos que luchar por lo que hemos elegido y aún cuando hayamos escogido el lado de Dios, no será fácil. Hay siempre un precio qué pagar por hacer lo correcto, porque el mal está siempre luchando contra el bien.

Este es el contexto general  en el cual la posición de la Iglesia en la defensa de la vida humana en nuestros días necesita ser entendida y, en la cual nuestro propio entendimiento de la santidad de la vida, también necesita ser entendida. Nunca es suficiente solo satisfacerse con reconocer y presentar ante los demás la dignidad (belleza) de la vida. Algunos, haciendo esto, se consideran a sí mismos exentos de la lucha a gran escala que está siendo lanzada contra la santidad de la vida en nuestros días.

 La encíclica de Juan Pablo II, "Evangelium Vitae" (El Evangelio de la Vida) deja claro que nadie está exento de esta lucha. Algunos pagan un precio más alto que otros por su objeción de conciencia contra las fuerzas de la muerte, por ejemplo, profesionales médicos cuando se niegan a tomar parte en acciones que hagan o pongan en peligro las vidas que se comprometieron a proteger.

Nuestra angustia puede ser, por otro lado, creer que hacemos el ridículo o que somos incomprendidos por familiares, amigos o compañeros cristianos cuando tomamos una fuerte posición en contra del aborto.
Tenemos que estar preparados para luchar, tanto individualmente como comunidad eclesial. Tenemos que ser valientes para enfrentar leyes y políticas públicas que contradigan el Evangelio de la Vida y desafiar esas leyes. Al final, “ni un solo cabello de tu cabeza será destruido”.


Sacerdotes por la Vida
PO Box 141172 • Staten Island, NY 10314
Tel. 888-735-3448, (718) 980-4400 • Fax 718-980-6515
cartas@sacerdotesporlavida.org